Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

Camino de santidad

Índice

Caminando por el camino de santidad

Debemos aprender a caminar por el camino de santidad

Algunos versículos de la Biblia parecen más exigentes y desafiantes que otros. Quizás ninguno más que 1 Pedro 1:15-16: “sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”. Este versículo nos desafía a buscar el camino de santidad.

(También te puede interesar: Versículos de santidad)

Debemos seguir el camino de santidad, pero ¿Cómo ser santos?

¿Cómo podemos nosotros, simples humanos, ser santos? Parece una hazaña imposible, pero eso es a lo que estamos llamados, a buscar el camino de santidad. En Hebreos 12:14, Pablo escribe diciendo “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. Suena como un factor decisivo, ¿No?, pero hay que ir por el camino de santidad.

El camino de santidad según Isaías 35:8

Isaías 35:8 nos habla de una calzada y camino 

Isaías nos da una perspectiva particularmente útil sobre la santidad. “Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará” (Isaías 35:8).

(Puede que te interese: Sin santidad nadie verá al Señor)

La santidad es hacia dónde te diriges o caminas

Resulta que la santidad no se trata de cómo te ves ante los demás, sino hacia dónde te diriges. Hay un camino hacia la santidad y depende de nosotros recorrer ese camino ¡Cada día!

(Puedes también visitar la sección de devocionales cristianos)

Para asegurarse de que está progresando en el Camino de la Santidad, y no simplemente marchando en el mismo lugar, busque estos “marcadores del camino” en su vida.

Marcadores del camino hacia la santidad

1. Te estás acercando a estar más plenamente centrado en la voluntad de Dios.

Anhelas servirle en todas las cosas, en todo momento, para vivir y moverte y tener tu ser en Él. «Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos» (Hechos 17:28).

(Puede que te interese: Temas para jóvenes cristianos)

2. Eres cada vez más consciente de lo que te aleja de Él.

3. Te sientes con más deseos de servir

1 Pedro 5:2 dice: «Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto«. Oras más, ayudas más a los pobres y necesitados y aceptas más fácilmente la cruz de Cristo.

Jesús te bendiga en tu caminar por esta senda de santidad.