Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

De la abundancia del corazón habla la boca

Índice

¿Es cierto que de la abundancia del corazón habla la boca? Lucas 6:45, explicación

Lo que significa Lucas 6:45 explicación

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:45).

(También te puede interesar: Entrad por sus puertas con acción de gracias)

¿Alguna vez has estado en una situación en la que querías que la gente pensara que eres algo que no eres? Tal vez estabas tratando de encajar en una multitud de la que realmente no formabas parte y querías «decir las cosas correctas». Tal vez hayas estirado un poco la verdad en una entrevista, o hayas tratado de sonar más religioso de lo que realmente eres en el entorno de una iglesia.

O, por el contrario, tal vez has estado en una situación en la que otros respondieron con ira y odio, pero tu primera respuesta fue de amor, paz y bondad hacia alguien que aparentemente no parecía merecerlo. Sea como sea «de la abundancia del corazón habla la boca».

Lo que somos se evidencia en lo que decimos y cómo lo decimos (Lucas 6:45)

La verdad es que a todos nos gusta hablar y, como humanos, podemos descubrir cómo decir las cosas para crear cierta impresión. Al menos podemos por un tiempo. Pero finalmente, lo que realmente somos y lo que realmente creemos se evidenciará en las cosas que decimos y cómo las decimos. Lo que sea que llene nuestro corazón, bueno o malo, eventualmente se derramará a través de la forma en que nos comunicamos; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

(Puede que te interese: La oración del justo puede mucho)

De la abundancia del corazón habla la boca (Lucas 6:45), ¿De qué está lleno tu corazón?

Lucas 6:45 contiene una verdad profunda

El versículo de Lucas 6:45 contiene una verdad profunda y nos da un estándar excelente por el cual podemos probarnos a nosotros mismos y a los demás. A lo largo del capítulo 6, antes de este versículo, Jesús ha estado involucrado en algunos enfrentamientos con varios grupos de fariseos, y es importante notar esto como contexto.

(Puede que también te interese: Dice el necio en su corazón no hay Dios)

Los fariseos generalmente son retratados como “los malos”, pero la verdad es que en su día, ellos eran los que parecían estar haciendo todo correctamente. Los fariseos eran judíos observantes que creían en las cosas correctas, hacían las cosas correctas y, lo que es más importante, decían las cosas correctas y enseñaban a otras personas a hacer las cosas correctas. El problema no era lo que hicieron, sino por qué lo hicieron, y cuál era la condición de sus corazones cuando hacían lo que parecía correcto.

Hasta este punto en Lucas 6, Jesús ha estado haciendo comparaciones entre seguidores de Cristo y seguidores de reglas. Su comparación es sorprendente y hace distinciones muy fuertes entre los dos.

De la abundancia del corazón habla la boca (Lucas 6:45), pero ¿Por qué hablamos desde lo que hay en nuestros corazones?

Necesitamos un corazón sintonizado con Cristo

La forma más fácil de vivir es simplemente elegir un conjunto de reglas y luego trabajar para obligarnos a seguir esas reglas. Seguir reglas es fácil, pero el cambio interno no lo es. Es fácil ser un árbol malo que finge algún buen fruto cuando lo necesitamos. 

Jesús está llamando a sus discípulos a un estilo de vida «de adentro hacia afuera», donde el bien que hacemos no proviene de reglas externas que nos esforzamos por seguir, sino de un corazón que está sintonizado con Cristo y, por extensión, produce buenos frutos por defecto. Necesitamos un corazón conforme a Cristo, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

(También puedes leer: La fe sin obras es muerta)

En Lucas 6:43-44 Jesús dice: “No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas”. Nos conocerán por lo que sale de dentro del corazón.

Jesús usa el ejemplo obvio de un árbol que da el tipo correcto de fruto. Si quiero recoger manzanas, busco un manzano. Simplemente tiene sentido. Pero el tipo correcto de árbol no da el fruto correcto solo porque quiere o decide hacerlo. Esa decisión no le corresponde realmente al árbol. O es un manzano o no lo es. No importa lo mucho que un manzano quiera ser un árbol de plátanos, seguirá produciendo manzanas. De igual forma de la abundancia del corazón habla la boca, lo que hay en el corazón eso hablamos.

¿Cómo podemos almacenar cosas buenas en nuestro corazón?, (Lucas 6:45)

Necesitamos nacer de nuevo, para tener cosas buenas en el corazón

De la abundancia del corazón habla la boca, del fruto que hay en el corazón. Eso nos lleva a preguntarnos cómo podemos cambiar o decidir qué tipo de fruto damos. ¿Cómo podemos cambiar lo que está en nuestro corazón? La respuesta es que, por nosotros mismos, no podemos.

(Puede que también te interese: Despiértate tu que duermes)

El cristianismo depende esencialmente no de lo que decidamos hacer, o de lo buenos que tratamos de ser, sino de quiénes somos en Cristo y de lo que el Espíritu está obrando dentro de nosotros.

Somos, por naturaleza, árboles pecaminosos con corazones pecaminosos. Sin embargo, como Jesús le explicó tan famosamente a Nicodemo, para estar en Cristo debemos nacer de nuevo. Por nosotros mismos, no podemos dar buenos frutos, y la abundancia de nuestro corazón será mala. Sin embargo, a medida que nacemos de nuevo en Cristo, nos convertimos en una nueva creación, un árbol nuevo con un corazón nuevo, y ahora no solo somos capaces, sino divinamente diseñados para dar buenos frutos que estarán presentes en las palabras que hablamos; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

(También podría interesarte: Hay caminos que al hombre le parecen rectos)

Cuando seamos hechos nuevos en Cristo, seremos llenos pero no de malos pensamientos, sino llenos del Espíritu. De la abundancia del corazón habla la boca, y cuando estamos en Cristo, hablaremos conforme al Espíritu de Dios. Pablo describe el fruto del Espíritu como “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:22-24).

Almacenamos cosas buenas en nuestro corazón cuando entregamos nuestro corazón a Cristo, para su bien y su gloria. A medida que permitimos que el Espíritu nos llene con las cosas del Espíritu a través de la oración, el tiempo en la Palabra y la búsqueda de Cristo, nuestras palabras reflejarán lo que Dios está haciendo activamente dentro de nosotros, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Acércate más a Cristo

Lentos para hablar y pronto para escuchar

En esos momentos en que accidentalmente dejamos que algo “se nos escape”, en realidad no es un accidente, sino una medida de lo que hay en nuestro corazón. Por eso el Evangelio nos exige que busquemos a Cristo antes que cualquier otra cosa que nos estorbe, y que seamos lentos para hablar y prontos para escuchar; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

(También podría interesarte: Reflexiones Cristianas)

A medida que buscamos acercarnos a Cristo diariamente, nuestras palabras comenzarán a parecerse a sus palabras, y nuestros corazones rebosarán de palabras buenas y santas. Recuerda que «de la abundancia del corazón habla la boca».