Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

Deléitate en Jehová

Índice

Se nos dice deléitate en Jehová, pero ¿Cómo pueden los cristianos deleitarse en el Señor?

Deléitate en Jehová, versículo en la Biblia

«Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón«. – Salmo 37:4. El Diccionario Webster define la palabra deleite como “algo que produce gran placer o alegría”. La Biblia dice deléitate en Jehová, pero ¿Cuáles son las pruebas de una vida que siente gran placer y gozo en Dios?

(También te puede interesar: El gozo del Señor es mi fortaleza)

Alguien dijo que “El verdadero deleite en Él hace que desviemos la vista de lo que queremos para anhelar lo que Él desea”. Un enfoque secular del deleite pone el foco en “mí”, un enfoque cristiano pondrá el foco en Dios.

¿Cuál es el contexto del Salmo 37:4?

Deléitate en Jehová y él concederá las peticiones de tu corazón, Salmo 37:4

Yo diría que uno de los versículos de la Biblia más mal utilizados es el Salmo 37:4 “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón”. Es muy fácil aplicar mal esta Escritura al decir: «Si sigo a Dios, Él me dará lo que quiero»; sin embargo, cuando profundizamos en el contexto de este pasaje en su conjunto, habla de manera muy diferente. 

(Puede que te interese: Has dejado tu primer amor)

El encabezado de este pasaje es que “No desampara a sus santos”. Sucedieron cosas malas en el tiempo de David y Dios estaba animando a su pueblo a confiar en Él, se les decía deléitate en Jehová, tenían que deleitarse en Él y encomendarle sus caminos. Se motiva al lector a saber que incluso en medio de las dificultades, el Señor tiene un plan.

Es extremadamente útil considerar este versículo como si dijera: “Cuando nos deleitamos en el Señor, Él se convierte en el deseo de nuestro corazón y Él nos concederá ese deseo porque Él mismo se entrega a nosotros”. A qué Dios tan maravilloso y personal servimos, que nos ama tanto y se ha entregado plenamente a nosotros como nuestro Salvador. Cuando buscamos la plenitud en Cristo, viviremos verdaderas vidas de deleite.

¿Cómo nos deleitamos en el Señor?

Deseamos más de su presencia

El concepto de deleitarse en Dios está estrechamente relacionado con la intimidad con Dios. Un deseo de más de Su presencia. Una relación profunda en la que queremos saber más, sentir más, experimentar más, adorarlo más, conversar más con Él. Deléitate en Jehová, entra en intimidad con Él.

Las anterior son sólo algunas maneras de deleitarse en el Señor. Te animo a que hagas una lluvia de ideas sobre maneras en que puedes encontrar gozo en el Dios que te ama, ponlas en práctica y deléitate en Jehová.

(También puedes leer: De la abundancia del corazón habla la boca)

Isaías 61:10 dice tan bellamente: “En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas”.

¿Qué significa deléitate en Jehová?

Él también se deleita en nosotros

Deuteronomio 30:9 dice: “Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres”. 

(Podría interesarte: Entrad por sus puertas con acción de gracias)

No sólo nos deleitamos en Dios, sino que Él también se deleita en nosotros. Una de las mayores bendiciones es descubrir el gozo de una relación con el Señor. Podemos hacer esto dedicando tiempo a Él en Su Palabra, adorándolo con música de alabanza, manteniéndonos en comunicación con Él a lo largo de nuestros días, admirando quién es Él en naturaleza, usando la creatividad para glorificarlo y teniendo un corazón agradecido. Deléitate en el Señor y sentirás el gozo de una relación con Él.

Al igual que en una relación matrimonial, el deleite comienza al fijarse en el otro. Podemos sentir gozo en Cristo cuando reconocemos por primera vez que Él está con nosotros. Entonces, no guardamos nuestros pensamientos para nosotros mismos, sino que compartimos nuestra gratitud por quién es Él y lo que significa para nosotros.

(Puede que te interese: Hay caminos que al hombre le parecen rectos)

¿Qué es lo que te emociona del Señor? ¿Cómo ha sido una constante en los buenos tiempos y en los difíciles? Deléitate en el Señor. Tomemos medidas para tener gozo en Cristo. ¡Ser proactivos en nuestra relación con Dios es una manera increíble de deleitarnos en Él! Él nos hizo seres relacionales y estamos hechos a su imagen. Él también desea el tiempo como nuestro Padre y Amigo.

¿Qué hacemos si no lo “sentimos”? Aunque la definición de deleite parece ser más una palabra emocional, debido a que es un verbo, tenemos que tener en cuenta que incluso si pensamos que nuestros horarios no nos permiten tener tiempo con el Señor, deleitarse es una elección. Podemos perdernos la maravilla y la belleza de caminar diariamente con nuestro Padre, o podemos disciplinar nuestro corazón para buscarlo independientemente de nuestros sentimientos y pensamientos, así que deléitate en Jehová.

(También puedes visitar la sección de Reflexiones Cristianas)

No podemos ocultar nuestros verdaderos pensamientos o nuestro sentir al Señor. Podemos decirle cómo nos sentimos y pedirle ayuda para encontrar gozo en Él. 

Deléitate en Jehová, en esas oraciones contestadas

Porque nuestro corazón se regocija cuando Dios contesta nuestro clamor

Hay una mujer en las Escrituras llamada Ana. No pudo tener hijos y oró fervientemente por ese deseo. Finalmente, Dios la bendijo con un hijo llamado Samuel. 1 Samuel 2:1 dice: “Y Ana oró y dijo: Mi corazón se regocija en Jehová, mi poder se exalta en Jehová; mi boca se ensanchó sobre mis enemigos, por cuanto me alegré en tu salvación”.

(También puedes leer: Por fe andamos no por vista)

Como creyentes, ¡podemos deleitarnos en las oraciones contestadas tal como Ana! ¿Significa esto que recibiremos todo lo que pidamos? No, sin embargo, podemos alabar al Dios que nos escucha y está obrando todas las cosas para nuestro bien y Su gloria (Romanos 8:28).

Nehemías 1:11 a dice: “e ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey”. Podemos sentir un gran placer en bendecir a Dios a través de nuestras oraciones y reconocerlo como nuestro Salvador y Señor.

Deléitate en Jehová escuchando su voz

Además de disfrutar hablando con el Señor, también podemos disfrutar escuchándolo, así que deléitate en Jehová al oír su voz. Marcos 12:37 comparte: “David mismo le llama Señor; ¿cómo, pues, es su hijo? Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana”, lo oían deleitándose en sus palabras. Jesús sabía cómo atraer a la multitud. Que Su Palabra nos atraiga continuamente para escuchar Su voz y deleitarnos en escucharla. Deléitate en Jehová escuchando su palabra, escucha la voz de Dios.

Deléitate en Jehová en la adoración

El gozo de la adoración, adóralo

Otra área de gran deleite puede ser la adoración, por tanto, deléitate en Jehová. Ahora quiero ser cauteloso, mezclar emoción con música puede ser una combinación peligrosa. Dios nos pide que adoremos en Espíritu y en verdad (Juan 4:24). 

(Puede interesarte: Prédicas cristianas escritas)

Vivimos en una época en la que las experiencias de adoración pueden tener más que ver con un sentimiento que con la gloria y la conexión con nuestro Señor. El Espíritu Santo se mueve y podemos sentirlo de maneras hermosas mientras cantamos alabanzas. Deléitate en Jehová en adoración, pero sepamos que nuestro deleite en Dios a través de la adoración no depende de nuestros sentimientos.

Cuando pienso en alguien que estaba lleno de gozo al adorar a Dios, recuerdo a David. Salmo 35:9 dice: “Entonces mi alma se alegrará en Jehová; se regocijará en su salvación”. No sólo se regocijó la boca de David; su alma lo hizo. Estaba feliz en la salvación de Dios. Una manera maravillosa de compartir esta misma profundidad de celebración de la bondad del Todopoderoso es levantando las manos, cantando y aplaudiendo. Podemos celebrar exteriormente para expresar el profundo gozo de nuestras almas que han sido redimidas. Deléitate en Jehová, porque hemos sido redimidos.

Deléitate en Jehová, en sus mandamientos

Es un gozo vivir según sus mandamientos, así que deléitate en Jehová

Muchas veces en las Escrituras leemos versículos que hablan de deleitarse en la ley de Dios (Salmo 1:2, Salmo 119:16, Salmo 119:174, Romanos 7:22). El Salmo 112:1 dice: «Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera.». Puede parecer extraño estar contento con las reglas dadas por Dios, pero cuando entendemos que Él nos da Sus leyes para protegernos y amarnos, sabemos que es un gozo vivir según ellas

(Puede que te interese: Diga el débil fuerte soy, Joel 3:10)

Piensa en Adán y Eva en el jardín. El Señor puso un límite en torno a lo que podían y no podían hacer. Su mala conducta provocó su caída. La desobediencia nunca produce bendición. Sin embargo, por la gracia de Jesús, Él puede usar todas las cosas. Un creyente se deleita en los límites y la forma de vivir de Dios porque hay una gran bendición en la obediencia.

Podemos deleitarnos en situaciones difíciles, deléitate en Jehová aun en tiempo de prueba

Incluso podemos deleitarnos durante las épocas difíciles de la vida. 2 Corintios 12:10 dice: “Por eso, por amor de Cristo , me deleito en las debilidades, en las afrentas, en las penalidades, en las persecuciones, en las dificultades. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. Debido a la victoria que compartimos en Cristo, podemos elegir el gozo sin importar la situación.

Dios también se deleita en nosotros, por tanto, deléitate en Jehová

Versículos sobre cómo se deleita Jehová

Jeremías 9:24 : «Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová«. Estas cosas quiero significa que en esas cosas se delita nuestro Dios.

(Podría interesarte: Todo tiene su tiempo)

Miqueas 7:18 : “¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia”. Nuestro Dios se deleita en la misericordia.

Sofonías 3:17 : “Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos”. Nuestro Dios se deleita sobre nosotros en la alabanza.

En conclusión, deléitate en Jehová. Nuestro Dios también se deleita con nosotros.