Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

EL ABORTO: LA ÚNICA EXCEPCIÓN

Índice

Por: Jason Dulle

SOLAMENTE UNA EXCEPCIÓN PARA EL ABORTO

La moral no es relativa al individuo (moralidad subjetiva), pero es relativa a la situación. En otras palabras, la situación determinará qué regla moral objetiva aplicamos (esto no es relativismo porque la misma regla moral se aplica a cada persona en la misma situación). 

Por ejemplo, hay algunas situaciones en las que cortar a alguien con un cuchillo es moralmente incorrecto y otras en las que no. Es moralmente incorrecto cortar a alguien con un cuchillo si lo haces para dañar su vida. Sin embargo, es moralmente bueno si el corte está en manos de un médico que realiza cirugía para salvar la vida.

(También te puede interesar: El aborto: Genocidio en el vientre)

Es el mismo cuchillo y la misma carne en ambos casos, pero las circunstancias determinan si la acción es moralmente incorrecta o moralmente correcta. La diferencia entre los dos actos es que uno corta para quitar la vida innecesariamente, mientras que el otro corta necesariamente para preservar la vida. Eso hace la diferencia moral.

El mismo principio se aplica a la cuestión del aborto. En el caso de que una madre pueda morir debido a su embarazo o parto, el aborto está moralmente justificado. Los defensores del aborto gritan «¡Inconsistencia!» en este punto, pero no consideran la diferencia de circunstancias entre este escenario y el aborto electivo.

En los abortos electivos, la vida de la madre no está en peligro, por lo que quitarle la vida al no nacido es simplemente un acto egoísta sin tener en cuenta la vida o el valor del no nacido. Sin embargo, en el caso de que una madre muera debido a su embarazo / parto, abortar al bebé es un acto lamentable: necesario para preservar la vida, no tomarlo innecesariamente

En los abortos electivos, la vida del no nacido no se valora y puede descartarse a voluntad; en los abortos que salvan vidas, se valora la vida de los no nacidos y solo se puede terminar si el objetivo es preservar la vida. (Quizás te pueda interesar: El aborto y el derecho de una mujer a elegir)

Si sabemos que una madre morirá por llevar a su bebé a término y no hacemos nada para intervenir, tanto la madre como el bebé morirán. Desde el punto de vista pro-vida, esto sería la muerte de dos personas valiosas. Debido a que nuestro principio moral permanente es la preservación de la vida, actuamos para salvar una vida en lugar de perder dos

De hecho, sería inmoral permitir que ambos mueran cuando podríamos haber salvado al menos a uno. Frank Beckwith escribió: «Si … hay una alta probabilidad de que el embarazo de una mujer resulte en su muerte (como en el caso de un embarazo tubárico, por ejemplo), entonces el aborto está justificado. 

Porque es un bien mayor que un humano viva (la madre) en lugar de que dos mueran (la madre y su hijo). O, para decirlo de otra manera, en tales casos la intención no es matar a los no nacidos (aunque es un efecto desafortunado) sino salvar la vida de la madre«

Pero, ¿Cómo hacemos para salvar una de las dos vidas? Podría decirse que podríamos hacerlo salvando a la madre o salvando al bebé (si y solo si el bebé puede sobrevivir fuera del útero en ese momento, de lo contrario, nuestra única opción es abortar al bebé para preservar la vida).

(También puedes leer el artículo: El aborto, un crimen sin castigo)

¿Cuál salvamos? Esta es una elección personal sin consecuencia moral. La decisión de actuar de una manera para salvar a uno no devalúa la vida del otro. Sería similar a un escenario en el que dos personas se estaban ahogando, y solo tuve tiempo para salvar a una. Si esas dos personas fueran mi esposa y un extraño, elegiría a mi esposa. Mi elección no habla del valor del extraño ni declara que no es un ser humano.

Esta analogía no solo es útil para mostrar la naturaleza intrascendente de la elección de a quién salvar, sino que también brinda un principio que puede influir en nuestra decisión personal de salvar a la madre sobre el bebé

Si me enfrentara a la decisión de la madre o el bebé, personalmente salvaría la vida de mi esposa, ya que hay más apego emocional entre ella y yo, y porque ella tiene un papel insustituible en la familia como mi ayuda, compañera y madre a nuestros otros hijos (suponiendo que tuviéramos otros hijos). 

(También puedes ir a la sección de Enseñanzas Bíblicas Escritas)

Creo que sería un error privar a mis hijos de su madre debido al daño que esto tendría en el resto de sus vidas. Debido a estas consideraciones prácticas y emocionales, argumentaría para salvar a la madre.

En resumen, los dos tipos de abortos son muy diferentes. En el escenario del aborto que salva vidas, tanto la vida de la madre como la del niño se valoran por igual, y ambas se consideran seres humanos completos. El acto de abortar no es un acto de desprecio por la vida humana, sino un acto de honrar y preservar la vida. 

En los abortos electivos, solo la vida de la madre se valora como completamente humana, y el acto del aborto es un acto de desprecio por la vida humana. Entonces, cuando todo se reduce a lo esencial, la única excepción de la posición pro-vida está destinada necesariamente a preservar la vida, y no habla nada sobre el valor del niño humano. Esto es totalmente consistente con la ética pro-vida de valorar la vida.