Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

EL CUERPO DE CRISTO

Índice

¿CUÁL ES EL SIGNIFICADO DEL CUERPO DE CRISTO?

Significado del cuerpo de Cristo

Ser parte de un grupo es una parte normal de la identidad humana. Las personas se unen a grupos y clubes para interactuar con otras personas que tienen ideas afines o comparten intereses y pasatiempos comunes.

(También podría interesarte: Los siete pilares de la sabiduría)

A lo largo de la vida de una persona, ésta es miembro de una familia, parte de un equipo deportivo, encuentra su identidad en un grupo de amigos o compañeros de trabajo y se identifica con aquellos dentro de una cultura étnica.

En busca de un sentido de pertenencia, las personas se unirán a grupos de redes sociales, clubes de lectura o incluso asociaciones y sociedades especiales.

Unirse al cuerpo de Cristo

Todos estos diferentes grupos pueden brindarle a una persona compañerismo e interacción, pero todos apuntan al anhelo más profundo de pertenecer a la familia de Dios. La membresía final a la que una persona puede unirse es en el Cuerpo de Cristo.

(Puede que te interese: La unidad en la iglesia)

Dicho claramente, el Cuerpo de Cristo es la iglesia (1 Corintios 12:27). Esto no significa edificios de iglesias individuales donde los cristianos se reúnan regularmente. Más bien, los creyentes forman colectivamente la iglesia como el Cuerpo de Cristo.

Una comprensión adecuada de lo que es la iglesia, quién está en la iglesia o el Cuerpo de Cristo, y por qué los escritores del Nuevo Testamento eligieron usar esta metáfora ayudará a aclarar el significado de esta frase.

EL CUERPO DE CRISTO ES LA IGLESIA, PERO ¿QUÉ ES LA IGLESIA?

Un malentendido común entre aquellos en las culturas occidentales es que la iglesia es simplemente un edificio donde la gente asiste a los servicios todos los domingos.

(También puedes leer: La doctrina de la Iglesia)

Estos edificios se llaman iglesias, pero bíblicamente hablando, la iglesia es el grupo completo de cristianos individuales que han profesado fe en Cristo (Juan 3:16; Efesios 5:25).

Los principales términos y metáforas que se usan en referencia a la iglesia en las Escrituras incluyen “la novia de Cristo” (Efesios 5:24-27) y “el Cuerpo de Cristo” (Efesios 1:22-23). En ninguna parte de la Biblia se equipara la iglesia a un edificio o estructura.

La iglesia, el cuerpo de Cristo, es distinta de Israel y es única 

Históricamente, la iglesia comenzó el día de Pentecostés con la dádiva del Espíritu Santo (Hechos 2:1-4). La iglesia no estaba presente en los tiempos del Antiguo Testamento, ya que es un misterio para esta época (Efesios 3:5-6; Colosenses 1:25-27). La salvación siempre ha sido por fe (Romanos 4:2-3), pero la iglesia No es una continuación de Israel.

Cuando Pablo se refirió a la creación del “un nuevo hombre” en su epístola, dejó claro que la iglesia, que involucra tanto a judíos como a gentiles, es una enseñanza del Nuevo Testamento y una nueva forma que Dios ha elegido para interactuar con el mundo (Efesios 2:14-16).

Además, cuando Jesús se refirió a la iglesia en los evangelios, dijo que “edificaré mi iglesia”, dando a entender algo nuevo en el futuro (Mateo 16:18).

No dijo “seguiré haciendo crecer mi iglesia”, lo que habría indicado que la iglesia existía antes de Pentecostés. Basado en las Escrituras, la iglesia es distinta de Israel y es única en este tiempo.

(Puede que te interese: El nuevo pacto y la iglesia)

Así como la iglesia no es un edificio y no debe equipararse con la nación de Israel en el Antiguo Testamento, tampoco la iglesia está encabezada o controlada por un representante humano.

Jesús es la cabeza de su Iglesia (El cuerpo de Cristo)

Las controversias en la historia acerca de que la cabeza de la iglesia es un emperador, el Papa o el rey y la reina no toman en cuenta que no hay necesidad de una cabeza humana del Cuerpo de Cristo.

Según la Biblia, Jesús es la Cabeza de su iglesia (Efesios 1:22; Colosenses 1:18). Ningún pastor, papa, obispo o monarca tiene el control del Cuerpo de Cristo.

Solo Jesús es la Cabeza de la iglesia. Él solo comenzó la iglesia, está haciendo crecer su iglesia actualmente y preservará la iglesia para el día de las Bodas del Cordero (Apocalipsis 19:6-9).

¿QUIÉN PERTENECE AL CUERPO DE CRISTO (SU IGLESIA)?

Así como la palabra “iglesia” no puede vincularse a un edificio específico, la iglesia tampoco está restringida específicamente a aquellos de cierta denominación. Un grupo o denominación cristiana específica no puede afirmar que es la “única iglesia verdadera”.

La única calificación en la Biblia para ser miembro del Cuerpo de Cristo es creer en Jesús y obedecer a su palabra. Efesios 2:8-9 es claro en que no se requiere ninguna obra para la salvación: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

La fe en Jesús, el bautismo en su nombre para el perdón de pecados y recibir el Espíritu Santo nos convierte en parte del Cuerpo de Cristo, lo que significa que el cuerpo de Cristo incluye a todos los creyentes desde el día de Pentecostés.

Pentecostés afecta grandemente la visión que uno tiene de la iglesia ya que el don del Espíritu Santo juega un papel importante en la membresía del creyente en la iglesia. Uno de los aspectos de ser miembro del Cuerpo de Cristo es ser bautizado por el Espíritu (1 Corintios 12:13).

Una vez más, esto argumenta a favor de la opinión de que la iglesia no existía en los tiempos del Antiguo Testamento, ya que nadie antes de que Jesús diera el Espíritu Santo en Pentecostés fue bautizado por el Espíritu. El bautismo por el Espíritu es de gran importancia dentro de lo que es la salvación, pues somos renovados por el Espíritu Santo (Tito 3:5).

Los creyentes son bautizados por el Espíritu Santo en el Cuerpo de Cristo (Efesios 4:4-5). Su identidad, por lo tanto, está permanentemente relacionada con Jesús como miembro de su iglesia.

Además, en el momento en que alguien recibe el Espíritu Santo, no solo es bautizado, sino también habitado, sellado y dotado por el Espíritu Santo. El creyente es sellado por el Espíritu y viene a ser morada del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20; Efesios 1:13-14).

Solo aquellos en quienes el Espíritu Santo mora y han sido sellados por él son parte del Cuerpo de Cristo. No solo están seguros en la iglesia, sino que también reciben dones espirituales dados por el Espíritu Santo (1 Corintios 12:11).

Estos dones ayudan a edificar el resto del Cuerpo de Cristo y son usados ​​por el Señor para sus propósitos (1 Corintios 12:4-7).

¿POR QUÉ EN EL NUEVO TESTAMENTO SE LE LLAMA A LA IGLESIA EL CUERPO DE CRISTO?

Somos miembros del cuerpo de Cristo, nos identificamos con y en Cristo

Las Escrituras usan la frase “el Cuerpo de Cristo” para indicar identidad, y unidad en Cristo. Cuando las personas creen en la muerte de Jesús por los pecados del mundo y en Su resurrección, se unen a Cristo en su muerte y resurrección (Colosenses 2:12).

Por lo tanto, es común que los escritores del Nuevo Testamento se refieran a los cristianos como “en” Cristo (Efesios 1:4; 2:13).

(Quizás te puede interesar: Temas de evangelismo)

Los creyentes se identifican posicionalmente con la muerte y resurrección de Cristo, razón por la cual la Biblia se refiere a los creyentes como miembros del Cuerpo de Cristo (Romanos 6:1-10). Los cristianos se identifican con y en Cristo.

Expresar la unidad de los creyentes en Cristo fue importante para los escritores del Nuevo Testamento, ya que fueron guiados por el Espíritu Santo. En la iglesia ya no hay distinción entre judío o gentil, hombre o mujer, esclavo o libre, porque todos están unidos por igual en Cristo para formar su Cuerpo, la iglesia (Gálatas 3:28).

El Apóstol Juan incluyó la oración de Jesús al Padre, pidiendo que todos los creyentes sean uno como ellos son Uno (Juan 17:20-21). Pablo eligió usar la metáfora de un cuerpo con diferentes miembros (1 Corintios 12:27). No todos tienen la misma función, pero todos trabajan juntos para el bien general del Cuerpo de Cristo (Romanos 12:4-5; 1 Corintios 12:12).

La unidad del cuerpo de Cristo

La unidad en Cristo es importante en las Escrituras porque el Señor quiere que todos los creyentes vivan en armonía unos con otros y que sean “del mismo sentir” (Romanos 12:16; 15:5; Filipenses 2:2). Un cuerpo con miembros unidos, trabajando juntos, será productivo y dará fruto para Cristo.

(Te puede interesar: Devocionales Cristianos)

Hay muchas metáforas diferentes en la Biblia que nos ayudan a entender quiénes somos como pueblo de Dios, pero ninguna más para ser atesorada o más para ser meditada y aplicada que el cuerpo de Cristo. Cuando la Biblia dice que somos el cuerpo de Cristo, la metáfora comienza con una imagen de Jesús como la cabeza del cuerpo. 

Jesús es quien literalmente ha venido del Cielo a este mundo, tomando un cuerpo para sí mismo. En su vida encarnada, Jesús nunca dejó de ser Dios, sino que asumió plenamente nuestra humanidad, y ahora que ha ascendido después de su crucifixión y resurrección, su cuerpo en medio de nosotros, el camino por el cual hace su obra del Reino, nos revela su compromiso de hacer todas las cosas nuevas es literalmente a través de su cuerpo. 

Hombres y mujeres por los que murió, que ahora ha llamado a vivir en unión consigo mismo. Y así el cuerpo de Cristo celebra esa imagen, esa metáfora. Celebra que pertenecemos a Jesús, no a nosotros mismos, que hemos sido injertados, hemos nacido literalmente en su corazón.

(Puede que te interese: Temas para mujeres cristianas)

El cuerpo de Cristo es más que una metáfora

Y somos llamados, dotados y comisionados para vivir bajo el liderazgo de Jesús. Debemos ser el medio por el cual él comenzará a demostrar cómo está haciendo nuevas todas las cosas. Así que el cuerpo de Cristo es mucho más que una simple metáfora. Es literalmente quiénes hemos sido constituidos por la verdad del Evangelio, por el Espíritu que mora en nosotros  y por los dones que se nos han dado. Debería alegrarnos. Debe enfocarnos en cómo vivimos a la luz del día cuando él regrese para terminar de hacer nuevas todas las cosas.

SOMOS EL CUERPO DE CRISTO

Como se ha mostrado, el Cuerpo de Cristo no es un edificio o denominación específica, sino que está compuesto por creyentes de todos los tiempos desde Pentecostés.

Las Escrituras usan claramente la frase “Cuerpo de Cristo” para demostrar la identidad y unidad de los creyentes en Cristo.

Solo los seguidores de Cristo poseen la máxima membresía que rivaliza con cualquier equipo, partido, club, sociedad o asociación terrenal. Recuerda somos el Cuerpo de Cristo.