Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

Glotonería en la Biblia

Índice

¿Qué es la glotonería en la Biblia?

¿Cuál es el pecado de la glotonería en la Biblia y cuáles son sus consecuencias?

La glotonería se define como el exceso de indulgencia o la falta de autocontrol en la comida, la bebida o los artículos de riqueza, especialmente como símbolos de estatus. La palabra inglesa proviene del latín y significa «tragar». La glotonería adora la comida para alimentar nuestro propio amor propio.

(También te puede interesar: Preguntas y respuestas bíblicas)

¿Qué es la glotonería en la Biblia? ¿Cuál es la definición y consecuencias de ser glotón?

«No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne; porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el sueño hará vestir vestidos rotos» (Proverbios 23:20-21)

Definición de la glotonería

Merriam-Webster define la glotonería como «codicia habitual o exceso en la comida… avaricia o indulgencia excesiva».

(Podría interesarte: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece)

Si bien la glotonería puede parecer una transgresión más trivial que las otras agrupadas en los llamados «Siete Pecados Capitales«, hay una razón por la que este pecado figura en la lista. Con la alarmante tasa de obesidad moderna que vemos hoy, quizás muchos hayan olvidado o abandonado las advertencias contra la glotonería y sus consecuencias mortales. Miremos las referencias bíblicas de la gula o glotonería para comprender mejor su clasificación como pecado mortal.

La gula o glotonería en la Biblia

Versículos sobre la glotonería en la Biblia

La gula o glotonería sumió a toda la raza humana en un estado de pecado y miseria con la primera transgresión (Génesis 3:6: «Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella»).

(También puedes leer: El tiempo perfecto de Dios)

La glotonería o “exceso de comida”, condujo a una maldición de destrucción total sobre Sodoma, el ejemplo estándar de la ira y el juicio de Dios:

«He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso» (Ezequiel 16:49).

En los días de Moisés, cuando Israel anhelaba carne en el desierto, el Señor envió codornices: “Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande. Y llamó el nombre de aquel lugar Kibrot-hataava, por cuanto allí sepultaron al pueblo codicioso” Curiosamente, el nombre del lugar se llamaba “Kibrot -hataava” que significa “Tumbas de los codiciosos” (Número 11:18-34; Salmo 78:26-31).

Consecuencias de la glotonería o gula

¿Cuáles son las consecuencias de la glotonería en la Biblia?

La glotonería en la Biblia a menudo está relacionada con la idolatría (Filipenses 3:19; 1 Corintios 10:7) y conduce a la muerte del corazón (Salmo 115:4-8, 119:70). También, la glotonería y la desesperanza van de la mano (1 Corintios 15:32). Si no hay esperanza, Pablo dice que comamos y bebamos.

(Podría interesarte: Bienaventurados los misericordiosos)

La devoción a la comida de los cristianos da origen al legalismo y al prejuicio en los cristianos (Romanos 14:13-17).

La glotonería también induce a la pereza (Tito 1:12 «glotones ociosos») que produce pobreza (Proverbios 23:21 «…el bebedor y el comilón empobrecerán…»).

La glotonería o gula es una expresión visible de rebelión contra Dios y el hombre y destruye su propia vida (Deuteronomio 21:20-21).

Cómo superar la glotonería o gula

Según John Piper, existen muchas razones para la obesidad en nuestra cultura. No es sólo que comamos mucha comida mala. También somos bastante inactivos y no caminamos mucho, ni corremos, ni andamos en bicicleta. 

(Puede que te interese: ¿Es pecado tatuarse?)

A menudo, los problemas de obesidad están relacionados tanto con problemas de actividad como con lo que entra en nuestra boca. Los músculos están diseñados para quemar alimentos, pero si no se utilizan, cualquier cantidad de comida provocará obesidad.

Pero «glotonería» es una palabra mejor para usar en este contexto que «obesidad», porque el problema es comer en exceso, no cuánto pesas. Hay todo tipo de razones por las que una persona puede pesar demasiado o muy poco que no sean resultado de la glotonería.

Entonces, ¿Cómo se pelea la batalla? Creo que hay que combatirlo principalmente no con la palabra «No», sino con la alternativa «Sí». Es muy interesante para mí que haya tantas analogías de alimentos y sabores en la Biblia para Dios mismo:

«Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él» (Salmo 34:8)

«Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación. (1 Pedro 2:2)

(Puede que te interese: Personajes de la Biblia)

«Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás» (Juan 6:35)

«A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura» (Isaías 55:1-2)

La implicación aquí es que si nos entregamos a satisfacernos con pan, vino y leche espirituales, entonces el hambre física perderá su poder supremo. Mucha glotonería nace del aburrimiento. La vida no es satisfactoria ni estimulante, las relaciones se sienten vacías y el trabajo es aburrido, pero la comida siempre está ahí y sabe muy bien.

(Te podría interesar: Reflexiones en los Salmos)

La glotonería en la Biblia, conclusión

Por todo lo anterior, es necesitamos cultivar una variedad de apetitos por cosas grandes y buenas como la buena literatura, el compañerismo entre las personas, la lectura de la Biblia, la naturaleza, el trabajo, entre otras cosas. Descubre estos otros apetitos para que otras cosas, además de la comida, puedan satisfacerte. Luego ora fervientemente y cultiva y fomenta estas satisfacciones. Bendiciones en el nombre de Jesucristo.