Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

LA FILOSOFÍA DE LA RELIGIÓN

Índice

Por: Jason Dulle

¿ES MALA LA FILOSOFÍA DE LA RELIGIÓN?

Algunos creen que la religión es poco más que una filosofía particular con un toque de sobrenaturalismo infundado. Si bien es cierto que toda religión está ceñida por un punto de vista filosófico particular, o entendida dentro de un punto de vista filosófico particular, la religión no puede ser relegada a una filosofía que se ha echado a perder.

También te puede interesar: No Todos los caminos llevan a Roma, No todas las Religiones llevan a Dios)

Si bien es imposible interpretar o practicar una religión aparte de un entendimiento filosófico particular (porque todos heredamos algún tipo de filosofía de nuestra cultura), la religión y la filosofía no son lo mismo.

Son conceptualmente y funcionalmente separados. Si bien la religión tiene un punto de vista filosófico, esto no significa que la religión sea solo una filosofía; es decir, una cosa mental y de comportamiento sin significado inherente.

JESÚS NO ERA UN FILÓSOFO 

Algunos, aunque rechazan el cristianismo con todas sus afirmaciones sobrenaturales, lo consideran una de las mejores filosofías conocidas por el hombre, y Jesús es uno de los más grandes de todos los filósofos. Si bien tal consideración demuestra que uno reconoce la verdad inherente dentro del cristianismo, es una perspectiva irrazonable para asumir a Jesús y al cristianismo.

(También puedes leer más Estudios Bíblicos)

Jesús no era un filósofo. No vino a enseñar verdades morales ni a darle a la gente buenos principios para vivir, aunque con toda seguridad hizo estas cosas. Jesús no dirigió a las personas hacia una forma de vida como lo hicieron Buda y el resto; Jesús señaló a las personas hacia sí mismo como el único camino hacia Dios. Jesús afirmó ser divino en sí mismo. Jesús incluso permitió que la gente lo adorara.

Uno no puede tomar razonablemente la posición de que Jesús era un buen hombre y un buen filósofo, y sin embargo, rechazar a quien Jesús afirmó ser y rechazar lo que Jesús dijo que vino a hacer. Su mensaje no estaba dividido. Él habló del reino moral y espiritual como igualmente verdadero, y habló con autoridad sobre estos asuntos debido a lo que Él creía que era: Dios.

Las enseñanzas de Jesús exigían que la gente aceptara la totalidad de sus enseñanzas como verdad autoritativa. El rechazo de cualquier parte de sus enseñanzas constituía un rechazo de todo su mensaje. Era un tipo de enseñanza de todo o nada. Su misión no era la filosofía.

JESÚS NO TRAJO UN SISTEMA FILOSÓFICO NI UNA NUEVA RELIGIÓN

Jesús no estaba tratando de persuadir a las personas a una filosofía particular, sino de persuadir a las personas para que cambien sus mentes y corazones hacia Dios. Él vino para salvar al mundo de sus pecados, no para darles otro sistema filosófico.

Jesús se vio a sí mismo como el Hijo de Dios cuya misión era morir por los pecados del mundo. No vino para comenzar una nueva religión, o para enseñar una buena filosofía. Él vino a lidiar de una vez por todas con el problema del pecado que había separado al hombre de Dios.

Al mirar el mensaje de Jesús, a uno solo se le concede la capacidad de concluir una de dos cosas: 1. Jesús era un lunático que fue engañado y / o engañaba voluntariamente a otros; 2. Jesús era quien decía ser; es decir, el divino Hijo de Dios.

No puede haber una opinión media de Jesús. Si las afirmaciones de Jesús sobre su identidad personal y su misión divina eran mentiras destinadas a engañar a otros, arruina su capacidad para ser una autoridad en la moralidad y la verdad.

Si Jesús mismo fue engañado acerca de su identidad, arroja serias dudas sobre su capacidad para percibir correctamente otras verdades sobre las que afirmó ser una autoridad (moralidad y ética).

Si Dios no existe, ¿por qué seguir la filosofía de un hombre que estaba tan equivocado acerca de la realidad que afirmó sobre ser Dios, e incluso que otros lo adoraran como Dios? ¿Quién debería escuchar a un hombre que enseñó que las cosas como el cielo, el infierno, los ángeles, los demonios y la vida eterna realmente existen, si es que no existen tales cosas?

Si el teísmo fue el fundamento de la enseñanza ética de Jesús y el teísmo es falso, ¿qué fundamento hay para las enseñanzas de Jesús? Si se quita su fundamento, el significado y la fuerza de sus enseñanzas se desmoronan con él.

Si Jesús estaba equivocado en sus afirmaciones sobrenaturales, entonces debemos concluir que Jesús era un impostor, que afirmaba ser alguien que no era, y por lo tanto no estaba calificado para ser un maestro de las verdades morales. (También te invito a leer: El Escepticismo No es Digno de Creer)

Jesús no podría haber sido un gran maestro moral si estuviera mintiendo a la gente, diciéndoles cosas que no eran ciertas. Decir que un mentiroso como Jesús es capaz de ser un buen maestro moral es como decir que Hitler era capaz de ser una autoridad en derechos humanos. 


NO SE PUEDE SER UN BUEN FILÓSOFO SI LA FILOSOFÍA ES SOBRE IDEAS DE COSAS QUE NO EXISTEN.

Jesús no podría haber sido un buen filósofo si su filosofía estuviera atada a ideas sobre cosas que no existen. Jesús le dijo a la gente que orara y el Dios del cielo les respondería. Si eso no es así, entonces Jesús es malo por darle a las personas un sentido de falsa esperanza. (Quizás te pueda interesar: Teología Sistemática y Bíblica, Exégesis, Sesgo)

Jesús dijo que la gente necesitaba arrepentirse de sus pecados, pero si no hay Dios, entonces no puede haber un mal objetivo del cual arrepentirse, y nadie a quien arrepentirse. Si no hay pecado, Jesús murió por la razón equivocada. Su muerte fue la mayor derrota de toda la historia, porque se entregó voluntariamente a morir por una causa inexistente. Su filosofía lo llevó a creer que su muerte beneficiaría al mundo entero porque ofrecería el sacrificio por todos los pecados de los hombres.

En realidad, la muerte de Jesús fue solo el final de otra vida humana. La filosofía de Jesús lo engañó haciéndole creer que era alguien que no era. ¿Por qué alguien querría seguir una filosofía capaz de tal autoengaño? Jesús afirmó que se levantaría de entre los muertos. La gente normal no reclama tales absurdos. Si su afirmación de la resurrección no era cierta, Jesús debería ser considerado un loco, no un buen filósofo. 


JESÚS FUE MÁS QUE UN BUEN FILÓSOFO MORAL

Las personas que mienten, son capaces de engaños masivos y son capaces de engañar a otros, no son individuos morales dignos de ser vistos por una buena filosofía. Las personas tan locas y / o malvadas como Jesús no son lo suficientemente sabias para ser un filósofo, y no lo suficientemente buenas para ser maestros morales. O Jesús es quien dijo ser y debe ser seguido por quién es Él, o Jesús es un charlatán. Como C.S. Lewis señaló:

Estoy tratando de evitar que alguien diga lo realmente insensato que la gente suele decir acerca de Él: «Estoy dispuesto a aceptar a Jesús como un gran maestro moral, pero no acepto su afirmación de ser Dios». Esa es la única cosa que no debemos decir. Un hombre que era simplemente un hombre y dijo el tipo de cosas que Jesús dijo no sería un gran maestro moral. O bien sería un lunático, al mismo nivel que el hombre que dice que es un huevo escalfado, o de lo contrario sería el diablo del infierno.

Usted debe hacer su elección. O este hombre era, y es, el Hijo de Dios: o un loco o algo peor. Puedes callarlo por tonto, escupirle y matarlo como un demonio; o puedes caer a sus pies y llamarlo Señor y Dios.

Pero no vengamos con ninguna tontería condescendiente acerca de que Él es un gran maestro humano. Él no ha dejado eso abierto para nosotros. Él no tenía la intención de hacerlo. [C.S. Lewis, Mere Christianity, Libro II: Lo que los cristianos creen (Nueva York: Macmillan Publishing Co, Inc., 1952), 55-6.]

Toda persona que mire el mensaje de Jesús debe decidir si lo rechazará en su totalidad o si lo aceptará en su totalidad. Seguir las enseñanzas de Jesús sin seguir a Jesús no es una opción razonable, y no es una opción que Jesús haya dado jamás. Seguirlo y seguir sus enseñanzas son dos caras de la misma moneda. Uno debe seguir a ambos o seguir a ninguno.

Uno debe aceptar o rechazar a Cristo por lo que afirmó que era y por lo que afirmó que vino a hacer. Queda uno para decidir si el mensaje de Jesús fue verdad o engaño, mito o realidad, autoridad o ficción. ¡No importa lo que uno decida, no puede decidir que Jesús fue solo un buen filósofo moral!