Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA

Índice

Por Jason Dulle

LO QUE DICE LA BIBLIA SOBRE CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA

Cielo nuevo y tierra nueva según las escrituras

La esperanza de todos los cristianos es estar con el Señor en el cielo. Sin embargo, el tipo de cielo que uno espera varía mucho de un creyente a otro. Hay todo tipo de especulaciones personales sobre cómo será el cielo, que van desde el agnosticismo hasta el de un patio de recreo glorificado. ¿Qué es exactamente el cielo? ¿Dónde pasaremos la eternidad después del Juicio del Gran Trono Blanco? ¿Qué dice la Biblia sobre cielo nuevo y tierra nueva?

(También te puede interesar: ¿Nos conoceremos en el cielo?).

Lo que se nos dice de la tierra nueva y cielo nuevo

La expectativa personal de uno sobre la naturaleza y el cielo dependerá, en parte, de la extensión de su conocimiento de la enseñanza de la Biblia al respecto. Desafortunadamente, la visión del cielo de la mayoría de las personas se basa en su imaginación, no en el texto bíblico. Si bien la Escritura no ha pintado un cuadro extenso del estado eterno, hay algunas indicaciones en cuanto a su naturaleza. Meditemos en lo que se nos dice de cielo nuevo y tierra nueva.

DIOS CREARÁ CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA

La escritura nos enseña sobre la creación de cielo nuevo y tierra nueva

La Escritura enseña que después del Milenio Dios destruirá la tierra actual y los cielos actuales, y creará una tierra nueva y un cielo nuevo (Isaías 65:17; 66:22; II Pedro 3:13; Apocalipsis 21:1). «Nuevo cielo» no se refiere a la morada espiritual de Dios. La Escritura usa «cielo» para referirse tanto a la morada de Dios como a la atmósfera en la que vivimos (Génesis 2:1, 4; Deuteronomio 33:28; I Crónicas 27:23; Job 35:5; Salmo 57:5). ; 148:4; Jeremías 4:23, 28; 9:10; Zacarías 8:12; Efesios 4:10; Hebreos 1:10; II Pedro 3:5-13). Génesis dice que «en el principio creó Dios los cielos y la tierra» (Génesis 1:1). El cielo es la atmósfera, no la morada de Dios (obviamente, el punto no es que Dios haya creado un lugar para existir). 

(También puedes visitar la sección de Escatología Bíblica)

Tierra nueva y cielo nuevo: El cielo y la tierra necesitan ser renovados

Crear nuestro mundo físico de nuevo es necesario debido a la maldición puesta sobre la tierra con la caída del hombre (Romanos 8:18-23). La tierra/los cielos necesitan ser renovados y cambiadosasí como nuestros cuerpos necesitan ser transformados en cuerpos incorruptibles (1 Corintios 15:35-55); por lo tanto, se nos habla de tierra nueva y cielo nuevo.

El descanso final de los santos es en la tierra nueva

El pecado ha contaminado toda la creación y, por lo tanto, toda la creación debe ser renovada al estado en el que originalmente fue creada/destinada. Nuestra morada eterna estará en la tierra nueva y el cielo nuevo después del Milenio, tal como estamos en la tierra y el cielo (atmósfera) ahora. El lugar de descanso final de los santos es la nueva tierra, no la morada espiritual del cielo. Este es el cielo que buscamos, y se llama «el reino de Dios» en las Escrituras.

(Puede que te interese: ¿Hay distintos grados de castigo en la Biblia?)

Cielo nuevo y tierra nueva…El establecimiento del reino de Dios en la tierra es el tema unificador de la Biblia. El reino fue establecido con la creación. Inmediatamente después de la creación de Adán, Dios le ordenó que tuviera dominio sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra (Génesis 1:26, 28). Un reino es un dominio, y los que ejercen dominio sobre algo establecen una regla sobre ese algo. La creación original fue el reino de Dios, diseñado para ser gobernado por la humanidad misma. Adán perdió este dominio a causa de su pecado en el Jardín. Desde entonces, Dios ha estado en el proceso de restablecer Su reino en la tierra.

TIERRA NUEVA Y CIELO NUEVO: LA ESENCIA DE LA SALVACIÓN ES LA REDENCIÓN DE TODA LA CREACIÓN

Cielo nuevo y tierra nueva, redención de toda la creación

La esencia de la salvación es la redención de toda la creación (incluidos el hombre, la tierra y el cosmos) a su estado y propósito originales. La creación comenzó como el reino de Dios en la tierra, y finalmente Él restablecerá ese reino eternamente

(Puede que te interese: Bendiciones de la obediencia)

El estado eterno del cielo en el que moraremos después de la destrucción de la tierra/atmósfera actual no es necesariamente un nuevo lugar de dicha celestial como recompensa para aquellos que creen en Cristo, sino más bien la restauración de la creación a lo que una vez fue. La salvación que experimentamos en esta vida es lo que nos permitirá entrar en el reino eterno de Dios (Juan 3:3, 5)… Cielo nuevo y tierra nueva.

El reino de Dios en la tierra es la esperanza del creyente, porque se nos ha prometido cielo nuevo y tierra nueva

Para demostrar que el reino de Dios en la tierra es la esperanza del creyente, examinaremos algunos pasajes cruciales de las Escrituras. El tema del reino es el tema de Isaías 9:6, en el que se profetizó que el Mesías venidero tendría el gobierno (literalmente gobernar) sobre su hombro; es decir, sería el gobernante del mundo. 

El Mesías, Jesucristo, pertenece al linaje real de David. El Mesías será el rey de la tierra a Su regreso del cielo. Las muchas parábolas de Jesús acerca del reino de Dios pertenecen a la naturaleza del reino tanto en la presente dispensación (reino espiritual establecido en nuestros corazones—Lucas 17:21) como en el futuro (reino terrenal con Cristo gobernando desde el trono de David). La parábola de Jesús de las minas enseña sobre el reino, que los fieles heredarán ciudades (Lucas 19:11-27). Tenemos todas las razones para interpretar esta parábola como una enseñanza literal sobre el reino venidero. Jesús incluso les dijo a sus apóstoles que se sentarían en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel (Mateo 19:27-28; Lucas 22:28-30). La idea de juzgar, aquí, pertenece al juicio administrativo, no al juicio del destino eterno que es prerrogativa de Dios.

Incluso los títulos de Cristo, «Hijo de Dios» e «Hijo del Hombre», se refieren al tema del reino. Se entendería que ambos títulos significan «rey» para la audiencia original. Vea mi artículo titulado ¿Cuál es el significado de Hijo de Dios e Hijo del Hombre? para mayor discusión.

El Libro de los Hechos menciona que los apóstoles predicaron el reino de Dios seis veces (Hechos 8:12; 14:22; 19:8; 20:25; 28:23, 31). Jesús habló del reino antes de su ascensión (Hechos 1:3-7). La frase «reino de Dios» o «reino de los cielos» aparece en el NT con mucha frecuencia, por lo tanto, debemos tomar el tema muy en serio.

Daniel habló del reino escatológico diciendo: » Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido…Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre» (Daniel 7:14, 18). Se hace mención del anticristo, de quien se dice que gobierna sólo hasta el tiempo en que venga el Anciano de Días y juzgue a los santos, y ellos posean el reino (Daniel 7:22, 26). 

Un nuevo gobierno al final de los tiempos, cielo nuevo y tierra nueva

El libro de Apocalipsis habla de la realización del reino cuando se dice sobre la venida de Cristo: «El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos» (Apocalipsis 11 :15; Ver también 1:9; 2:26-27; 12:10). Es en este momento que los santos comenzarán a gobernar y reinar con Cristo en Su reino (II Timoteo 2:12; Apocalipsis 20:6). Este gobierno será inicialmente para el reinado milenial de Cristo en esta tierra presente, pero finalmente será un gobierno eterno en la nueva tierra (Porque habrá tierra nueva y cielo nuevo)

CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA: EL REINO DE DIOS CONTINUARÁ EN LA NUEVA TIERRA

El reino de Dios, cielo nuevo y tierra nueva

Es este reino eterno y terrenal lo que buscamos. El reino de Dios no es solo un período de paz de 1000 años, sino que el reino continuará en la nueva tierra después de este período de 1000 años. El Milenio será el reino en la tierra presente, pero el reino de Dios después de esto será en la tierra nueva en la cual solo morará la justicia (II Pedro 3:13). La esperanza del cristiano no es escapar a una «morada espiritual» en el cielo, sino ser regenerado y vivir la vida como Dios la quiso originalmente y como fue creada originalmente en la tierra.

Tierra nuevo y cielo nuevo, pero ¿Cómo será el cielo? 

La concepción del cielo de la mayoría de los santos se deriva de una visión griega del cielo que se ha popularizado en nuestra cultura. Se nos ve como espíritus incorpóreos que flotan en las nubes, nada más que manchas sin rostro y sin forma, o como ángeles con alas que tocan el arpa. Esta no es la perspectiva bíblica. 

(También te puede interesar: Deja que los muertos entierren a sus muertos)

La Biblia enseña que el estado eterno será muy similar al estado presente, pero perfeccionado. Viviremos en una tierra nueva, con una atmósfera nueva (Isaías 65:17; 66:22; II Pedro 3:13; Apocalipsis 21:1), en una ciudad literal (Apocalipsis 3:12; 21:2), en nuestros propios cuerpos resucitados y glorificados (Romanos 8:11, 23; I Corintios 15; Filipenses 3:21; I Juan 3:1-2). Nos pareceremos a personas reales y tendremos carne real, aunque glorificada.

Cuando se habla de la expectativa del cielo de los santos, se debe tener en cuenta que la posición teológica de uno con respecto al tiempo del rapto en relación con la segunda venida de Cristo tiene un impacto profundo en la concepción de uno de dónde estarán inmediatamente después del rapto. 

Los pretribulacionistas creen que los santos vivientes serán arrebatados a la morada espiritual del cielo siete años antes de la segunda venida del Señor, solo para regresar a la tierra en la segunda venida para establecer el reino milenario. Los postribulacionistas, creen que el arrebatamiento de los santos vivientes ocurrirá en la segunda venida, esperan regresar inmediatamente a la tierra de su encuentro con Cristo en el aire para entrar en el reino milenario. 

LAS MEJORES COSAS PREPARADAS PARA EL PUEBLO DE DIOS INVOLUCRAN CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA, CUERPOS FÍSICOS

Cielo nuevo y tierra nueva para el pueblo de Dios

A modo de evaluación, la concepción del «último cielo» propugnada por muchos creyentes antes de la tribulación hace que el regreso a la tierra para el Milenio sea una decepción en lugar de la esperanza escatológica de la iglesia. Después de todo, si la morada espiritual a la que tan a menudo nos referimos como el cielo es el mejor estado para estar, ¿Por qué Dios nos «castigaría» haciéndonos regresar a la tierra después de siete años de felicidad? La morada espiritual del cielo comúnmente conocida como el «estado intermedio» es un estado bendito, pero no el más bendito de todos. Todavía hay mejores cosas preparadas para el pueblo de Dios, y estas mejores cosas involucran un mundo físico y cuerpos físicos.

(También puedes leer: ¿Qué me separará del amor de Cristo?)

Aquellos creyentes que están con el Señor en el presente tendrán sus espíritus/almas reunificados con sus cuerpos (II Corintios 5:1-8), y morarán en la nueva tierra/atmósfera (Cielo) con Dios en medio de ellos como Él pretendía que fuera en el comienzo. ¡Sigamos esperando con esperanza el reino venidero preparado para nosotros por el mismo Señor Jesucristo!