Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

Dios da y Dios quita

Índice

Job dijo Dios da y Dios quita (Dios dio Dios quitó)

Dios dio y Dios quitó, ¿Qué significa Dios da y Dios quita?

Es posible que hayas cantado el verso en la iglesia o lo hayas escuchado en un funeral, tal vez como una forma de explicar lo inexplicable: Dios da y Dios quita.

(También te puede interesar: Instruye al niño en su camino)

Pero, ¿Qué significa realmente esta frase: «Dios da y Dios quita»? ¿Es bíblico y describe con precisión la naturaleza de Dios?

Dios da y Dios quita es bíblico (Dios dio Dios quitó)

El término «Dios da y Dios quita» es bíblico en el sentido de que aparece en la Biblia, pronunciado por Job de una manera aparentemente adoradora y de aceptación después de que su familia y sus posesiones son destruidas.

(Puedes también ir a la sección de Prédicas Cristianas)

Dios da y Dios quita… Jehová dio, Jehová quitó… versículo:

«Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito» (Job 1:21)

Dios da y Dios quita: Jehová dio, y Jehová quitó

Dios dio y Dios quitó: Job se postró, adoró y dijo Dios da y Dios quita

A pesar de la inmensa pérdida y el sufrimiento de Job al perderlo todo, incluidos sus hijos y su ganado, correctamente alabó a Dios cuando «se postró en tierra en adoración» (Job 1:20). Luego dijo: “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito” (versículo 21). Básicamente, Job está diciendo que vino al mundo sin nada y se irá de la misma manera cuando muera (Eclesiastés 5:15). Todo lo que tuvo fue un regalo, y Dios es soberano sobre esos regalos.

(También puedes leer: Reflexiones Cristianas)

Hay diferentes maneras de traducir Job 1:21: «Dios da y Dios quita». Algunas versiones lo han traducido como una referencia directa a lo que le sucedió a Job, como la NVI, que dice: “Jehová dio, y Jehová quitó”. Otras versiones traducen el versículo como una declaración más universal sobre lo que el Señor siempre hace, como “El SEÑOR da y el SEÑOR quita” (NET). Ambas traducciones son posibles. Mucha gente se enfoca solo en la segunda parte de la declaración de Job: “Jehová ha quitado”. Al hacerlo, pierden la perspectiva piadosa que tenía Job; Incluso en su dolor extremo, Job reconoció los dones de Dios: “Dios da”.

La expresión «Dios da y Dios quita» está llena de buena teología

Lo que nos enseña la frase Dios da y Dios quita

La declaración de Job de que “Dios da y Dios quita”, es decir, Jehová le dio lo que tenía, y Jehová se lo había quitado, está llena de buena teología. Todas las cosas buenas vienen de Dios (Santiago 1:17). Y Dios es el soberano en la vida de los hombres, soberano sobre lo que nos viene y lo que se nos quita.

Dios da y Dios quita, hay un consuelo y esperanza en esta perspectiva

 Hay un gran consuelo y esperanza en la perspectiva de Job de que fue el Señor quien le quitó su familia y sus posesiones. Job podría haber señalado a los hombres malvados que mataron a sus siervos ( Job 1:13–15, 17) o a los desastres naturales que mataron a sus ovejas y a sus hijos (versículos 16, 18–19); sin embargo, despotricar contra la maldad humana y los fenómenos naturales no hace nada para aliviar el dolor; por lo tanto, Job dijo que Dios da y Dios quita. 

(Puede que te interese: Honra a tu padre y a tu madre)

Dios dio y Dios quitó

Job eligió mirar más alto, a la fuente última de todas las cosas: Eligió mirar al Señor Soberano del universo y poner su confianza en la bondad de Dios. Dios da y Dios quita. A veces, Dios permite el sufrimiento en la vida de sus seres queridos, y durante esos momentos los seres amados de Dios deben aferrarse a la verdad de que Dios es bueno:

“Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová” (Salmo 27:13–14).

Dios da y Dios quita, pero esto no quiere decir que Él sea el autor del dolor y sufrimiento

Dios da y Dios quita, quizás a veces no podamos entenderlo, pero Dios está obrando en nosotros

A pesar de la declaración de Job de que “Dios da y Dios quita”, las Escrituras No enseñan que Dios es el autor del dolor y el sufrimiento. Las Escrituras son claras en cuanto a que el sufrimiento y la muerte son, en última instancia, el resultado del pecado (Génesis 3). En el caso de Job, Satanás estaba detrás de las tragedias, siendo el cerebro del dolor (Job 1:6–12). 

(Podría interesarte: La mujer del flujo de sangre)

Dios divinamente permite que suceda el sufrimiento y, en Su soberanía, incluso usa el sufrimiento para el bien de aquellos que lo aman (Romanos 8:28). Nosotros, como Job, tal vez no podamos entender completamente por qué Dios permite que sucedan ciertas cosas, pero podemos confiar en Él como bueno y santo (Isaías 55:8–9; Salmo 34:8). Mientras Job lloraba, él no pecó acusando a Dios de maldad (Job 1:22), mas bien dijo que Dios da y Dios quita y adoró.

A pesar de que Job no entendía todo dijo Dios da y Dios quita y adoró

Dios da y Dios quita, sea el nombre de Jehová bendito

Más tarde, Job le dijo a Dios: “Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento?” (Job 42:2–3). Job no entendió las razones por las que Dios permitió el sufrimiento, pero aceptó el hecho de que no lo entendía todo.

(Puede que también te interese: Mi casa y yo serviremos a Jehová)

La humanidad debería asombrarse de que el Señor dé cosas buenas a los humanos pecadores. Todas las personas libremente eligen pecar y rebelarse contra Dios en sus corazones (Romanos 3:9–18). Pero Dios continúa bendiciendo al hombre que no lo merece con cosas buenas (Salmo 145: 9; Hechos 14:17). 

Dios da y Dios quita. Más significativamente, Él dio a Su Hijo, Jesucristo, para morir en lugar del hombre pecador y ofrecer el regalo gratuito de la salvación (Juan 3:16; Efesios 2:8–9). “¡Gracias a Dios por su don indescriptible!” (2 Corintios 9:15).

(También te puede interesar: Lámpara es a mis pies tu palabra)

Dios dio y Dios quitó, conclusión

Job nos enseña que, en todo caso, Dios es soberano. “Jehová dio” «Dios da», y lo alabamos por sus bendiciones buenas e inmerecidas. “Jehová nos ha quitado” «Dios quita», y lo alabamos porque nuestra pérdida es para nuestro bien. En todas las cosas, entonces, decimos: Dios da y Dios quita “sea el nombre de Jehová bendito” (Job 1:21).