Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

La viuda de Naín, estudio bíblico

El hijo de la viuda de Naín.
Índice

El hijo de la viuda de Naín, estudio bíblico, reflexión

Jesús resucita al hijo de la viuda de Naín, enseñanza, estudio bíblico

La historia del hijo de la viuda de Naín, a quien Jesús resucitó de entre los muertos, solo se cuenta en el evangelio de Lucas. Este relato fue la primera vez que una persona resucitó de entre los muertos en el Nuevo Testamento. La historia del hijo de la viuda de Naín es un poderoso recordatorio de que nuestro Dios puede hacer cualquier cosa.

(Te puede interesar: Muchas son las aflicciones de los justos)

¿Quién era la viuda de Naín?

La Biblia no da mucha información sobre esta mujer. Sabemos que quedó viuda, que tuvo un hijo que murió y que Jesús resucitó a su hijo de entre los muertos. Sin embargo, esta historia bíblica está llena de pepitas sobre el carácter de Dios.

No tenía a nadie más que a su hijo con quien contar

Antes de que Jesús se presentara, las cosas parecían sombrías. Como viuda, habría dependido de su hijo para que la cuidaran. Como sabemos por este relato bíblico, ella solo tuvo un hijo y él estaba muerto. Ahora esta viuda no tenía con quién contar.

Para mantenerse a sí misma, tendría que encontrar un campo en el que recolectar, como hizo Rut cuando ella y Noemí regresaron a Belén. Como no sabemos cuántos años tenía, no sabemos qué tan difícil le habría resultado esa actividad.

Afortunadamente, no tuvo que averiguar cómo se mantendría, porque Jesús se insertó en su historia. Amigo mío, Dios está dispuesto a ser parte de tu historia.

¿Qué sucedió en Naín según la Biblia?

Lo que dice la Biblia

La ciudad de Naín solo se menciona una vez en la Biblia. Al día siguiente de que Jesús sanara al criado del centurión en Capernaum, fue a la ciudad de Naín. Al acercarse a las puertas de la ciudad, vio una procesión fúnebre.

(También te puede interesar leer: En Cristo somos más que vencedores)

Jesús resucita al hijo de la viuda de Naín

Jesús fue movido a la compasión y por eso se acercó a la procesión fúnebre y habló al joven que estaba muerto. Dado que la historia es tan corta, la citamos a continuación:

«Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad.

Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores…. acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.

(Te podría interesar: Dios está contigo en los momentos difíciles)

Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta se ha levantado entre nosotros; y: Dios ha visitado a su pueblo. Y se extendió la fama de él por toda Judea, y por toda la región de alrededor» (Lucas 7:11-17)

¿Quién es el hijo de la viuda de Naín?

¿Qué nos dice la Biblia sobre el hijo de la viuda de Naín?

Hay algunas cosas que debe saber sobre el hijo de la viuda de Naín. Aunque no sabemos nada de él, excepto que estaba muerto y Jesús lo devolvió a la vida, el idioma original tiene algunas pistas más sobre la historia de este joven.

Lucas nos dice que el muerto (El hijo de la viuda de Naín) era el único hijo de su madre. La palabra traducida como único en ese pasaje es la palabra griega monogenḗs. Monogenḗs significa hijo único. Esa es la misma palabra que se usa para describir la conexión de Jesús con Dios. Jesús es el hijo unigénito monógeno de Dios.

(Quizás te puede interesar: Dios pelea mis batallas)

El joven era hijo único

Monogenḗs tiene un significado especial en la Biblia. Denota una relación única entre padres e hijos, una conexión especial.

Cuando Jesús le habló al joven, la palabra que usó fue la palabra griega neanískos, (pronunciada neh-an-is’-kos). Neanískos se usó para referirse a un joven menor de cuarenta años. Podemos suponer entonces que el hijo de la viuda de Naín habría tenido una edad para ser de gran ayuda para su madre.

Lecciones del estudio bíblico sobre el hijo de la viuda de Naín

¿Qué aprendemos de la historia del hijo de la viuda de Naín?

¿Qué tenía este único hijo de la viuda de Naín que despertó la compasión de Jesús? ¿Vio sombras de sí mismo en su historia? La Biblia no lo dice.

Lo que sí dice es que Jesús le habló a la viuda, tocó el ataúd y le habló al joven, levantándolo de entre los muertos. Y esta interacción entre Jesús y la madre del joven tiene una serie de lecciones para nosotros hoy.

1. La historia nos enseña que Dios tiene compasión de nosotros.

El encuentro de Jesús con esta mujer no fue una coincidencia. Se fue a este pueblo mucho antes de que comenzara la procesión fúnebre. Y llegó al lugar correcto en el momento adecuado para poder conocer a esta mujer desesperada en su momento de más profunda necesidad. Su rostro manchado de lágrimas y sus hombros caídos decían lo que su boca no decía.

«Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores» (Lucas 7:13)

Jesús tuvo compasión 

Lucas eligió sus palabras con cuidado. Lucas habló de la compasión, al igual que cuando describió la compasión del samaritano al ver al viajero herido en el camino, en donde se dice que «fue movido a misericordia» (Lucas 10:33). 

De igual manera, se dice que el Padre del Hijo pródigo «fue movido a misericordia (Lucas 15:20). Como resultado, su mensaje es claro: Antes de que verbalicemos nuestro dolor, Dios ve y su corazón se extiende hacia nosotros. De hecho, él es consciente de nuestras luchas y viene a encontrarnos en ellas.

(También te puede interesar: Un corazón contrito y humillado)

¿Por qué Jesús le diría a una madre afligida que no llorara? Porque sabía que él haría lo que ella no podía. Cuando tocó el féretro, violando las leyes de pureza, todos se detuvieron. ¡Nadie hizo eso! El contacto con un cadáver comunicaba la forma más grave de impureza. Pero en lugar de que el joven muerto le transfiriera impureza, Jesús transmitió vida al cadáver. Él restauró tanto a la mujer como a su hijo a la vida y la esperanza, mostrando el corazón de Dios por los desamparados y desesperados.

Al igual que con la viuda de Naín, Dios ha tenido compasión por su pueblo

Esta no es de ninguna manera la primera vez en las Escrituras que Dios se ha sentido movido a compasión por su pueblo . El libro de Mateo, por ejemplo, está plagado de ejemplos de la compasión de Cristo. Pero la compasión de Dios por su pueblo no es algo del Nuevo Testamento. Desde el primer momento en que el pecado entró en el Jardín del Edén, Dios ha tenido compasión de Su pueblo y Su misericordia sigue siendo la misma (Lamentaciones 3: 22-24).

2. La historia del hijo de la viuda de Naín nos enseña que Dios busca estar cerca de su pueblo.

Cuando Jesús vio a esta mujer de Naín siguiendo el féretro del funeral de su hijo, pudo haber seguido adelante con sus asuntos. 

Puede leer Deuteronomio 15:7-11 y Deuteronomio 24:17-21. Jesús podría haberse marchado y haber dejado el cuidado de la viuda sin hijos a los de su comunidad. En cambio, dejó lo que estaba haciendo para ofrecerle una palabra de consuelo.

«No llores», dijo. Pero no terminó la conversación allí. Tomó acciones específicas para detener sus lágrimas, o al menos para convertirlas en lágrimas de felicidad. Habló palabras de poder y vida al hijo de la viuda de Naín y lo resucitó de entre los muertos.

3. La historia de la viuda nos enseña que Dios movería cielo y tierra por nosotros.

Jesús quería impactar la vida de esta mujer de una manera positiva y estaba dispuesto a arriesgarse a la impureza ceremonial para hacerlo. Según la ley mosaica, cualquiera que tocara un cadáver quedaría impuro durante siete días (Números 19: 11-13).

Ser inmundos significaba que no podrían entrar al tabernáculo, lo cual era un gran problema en ese momento. Los sacerdotes en ese momento hicieron todo lo posible para evitar incluso la apariencia de ser impuros.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

Dios puede hacer lo imposible por nosotros

Pero aquí estaba Jesús, dispuesto a arriesgarse a ser ceremonialmente impuro por esta viuda de Naín. No le preocupaba que sus acciones pudieran llevar a que no se le permitiera entrar al templo. Estaba preocupado por la viuda de Naín y su necesidad.

Como personas que vivimos en la cultura occidental, se nos enseña a ser autosuficientes, no a depender de nadie. Desafortunadamente, esta actitud también impregna nuestra relación con Dios. Nos negamos a darle el control de nuestras vidas pensando que podemos manejar cualquier cosa que se nos presente.

Esa es una mentira del enemigo que quiere aislarte de tu mayor fuente de ayuda. Dios es el único ser omnisciente, omnipotente y omnipresente. Él sabe lo que necesitas. Echemos toda nuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Conectando a Jesús con los profetas por resucitar el hijo de la viuda de Naín

El hecho de que Jesús resucitara al hijo de la viuda recordó posiblemente a Elías y Eliseo, quienes también habían resucitado a los muertos. El enfoque de Lucas al relatar la historia garantizó que su audiencia también haría la conexión. La frase, “Jesús se lo devolvió a su madre” (7:15) era idéntica a las palabras que se usan en la historia en la que Elías resucitó al hijo de la viuda de Sarepta (1 Reyes 17:23).

(Puede también interesarte: Prédicas Cristianas Escritas)

Cuando las masas vieron el milagro, alabaron a Dios y aclamaron a Jesús como un gran profeta. Jerusalem Perspective señala que los observadores interpretaron las acciones de Jesús como el cumplimiento de la promesa de Dios de “levantar un profeta como [Moisés]” (Deuteronomio 18:15). Prueba de que Dios estaba cumpliendo sus promesas y ayudando a su pueblo. ¡Había amanecido la era mesiánica!

Conectando a la viuda de Naín con nosotros

La viuda de Naín, conclusión

La crisis actual que enfrentamos puede promover sentimientos de desesperanza como los de la viuda de Naín. Y la continua espiral descendente de la economía podría tentarnos a cuestionar el amor de Dios. 

Así como Jesús se encontró con la viuda en su momento más oscuro, él se encontrará con nosotros. Quizás no sabemos cuándo, pero podemos contar con su compasión y su venida.  

Jesús sabe quiénes somos y dónde estamos y anhela traer esperanza y luz a nuestras tinieblas. En el momento y lugar adecuados, vendrá. A quienes se han comprometido a seguirlo, les da su presencia, poder y paz. Esté atento a él; está en camino.