Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

Es mejor casarse que estarse quemando

Índice

Es mejor casarse que estarse quemando, 1 Corintios 7:8-9

La Biblia nos dice que es mejor casarse que estarse quemando

1 Corintios 7:8–9 dice: “Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando”. La versión King James dice simplemente «quemar», lo que ha llevado a algunos malentendidos. 

Algunos han especulado que la palabra quemar se refiere a quemarse en el infierno; sin embargo, cuando tomamos el pasaje en contexto, vemos que Pablo está diciendo que, aunque la soltería es su preferencia, no está mal casarse. De hecho, para aquellos con fuertes impulsos sexuales, es mejor casarse que ser consumidos por un deseo insatisfecho.

(También te puede interesar: Ninguno tenga en poco tu juventud)

La declaración de Pablo de que es mejor casarse que estarse quemando apoya la firme posición de la Biblia contra la inmoralidad sexual: Si una pareja no casada está ardiendo de pasión el uno por el otro, necesitan casarse, no ceder al pecado. 

PARA EVITAR EL PECADO, ES MEJOR CASARSE QUE ESTARSE QUEMANDO

Muchos tratan de justificar las actividades sexuales antes del matrimonio con excusas como “estamos comprometidos” o “nos amamos”. Pero la Biblia no hace tales concesiones. En 1 Corintios 7:1–2, Pablo aborda la distinción entre casados ​​y solteros y afirma que la satisfacción sexual es una razón principal para el matrimonio: 

“En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido”. El matrimonio es el plan de Dios para el cumplimiento de los deseos sexuales, y toda expresión sexual fuera del matrimonio es pecado (Hebreos 13:4).

(También puedes visitar la sección de Temas para jóvenes cristianos)

Los deseos sexuales florecen durante la pubertad y aumentan a medida que el cuerpo madura. Los deseos sexuales en sí mismos no están mal. Son parte del desarrollo de un hombre o una mujer sanos. Lo que hacemos con esos deseos determina si conducen o no al pecado

Es mejor casarse que estarse quemando y evitar de esta forma la consumación del pecado

Santiago 1:13–15 explica la progresión de la tentación al pecado: “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”

Es mejor casarse que estarse quemando es una advertencia a los que están atrapados en la progresión hacia el pecado

Con su afirmación de que es mejor casarse que estarse quemando, Pablo lanza una advertencia para aquellos atrapados en la progresión hacia el pecado. Los compromisos prolongados, las citas entre jóvenes adolescentes y las sesiones de «besuqueo» entre parejas que llevan un tiempo en una relación de noviazgo, son formas en que la tentación puede comenzar a «arder«. 

(Puede que te interese: La importancia de saber esperar en Dios)

Debemos controlar nuestras pasiones, pero mejor es casarse que estarse quemando

1 Tesalonicenses 4:3–7 también aborda la necesidad de controlar nuestras pasiones: “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación”.

(También te puede interesar: Prédicas Escritas)

Cuando nos negamos a controlar nuestros cuerpos de manera santa y honorable, corremos el peligro de permitir que el impulso sexual natural se convierta en lujuria, o de causar que otra persona se llene de lujuria. Esto es especialmente cierto durante la adolescencia tardía y los primeros veinte años, cuando las hormonas están alborotadas y los cuerpos están en su mejor forma. El deseo sexual está en su apogeo, y los necios o ignorantes a menudo se sumergen en el pecado sexual antes de darse cuenta de las consecuencias de por vida

El diseño de Dios es que aquellos que “arden” en deseo sexual busquen en oración una pareja para casarse y mantengan sus deseos bajo control hasta la noche de bodas. Aquellos que pueden mantener la pureza moral no deben sentirse presionados a casarse. 

Soltería es un estilo de vida perfectamente aceptable. Pero, si uno comienza a “arder” con pasión, es hora de buscar la guía de Dios para encontrar un cónyuge; y recuerda que es mejor casarse que estarse quemando.