Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

GÁLATAS 4:6 EXPLICACIÓN

Índice

Por: Edwing López.

GALATAS 4:6 EXPLICACION ¿UN VERSÍCULO TRINITARIO?

«Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo…», Gálatas 4:6

«Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!» (Gálatas 4:6).

(También te puede interesar: La Unicidad de Dios)

Primero: Por medio del sacrificio, Dios nos ha adoptado como sus hijos 

Quien está hablando en esta Carta a los Gálatas es el apóstol Pablo. Lo que está explicando en este capítulo es que por medio del sacrificio (cordero/ hijo/ carne/ humanidad) Dios nos ha adoptado ahora como sus hijos. Esa adopción es espiritual y es por eso que Dios nos ha enviado su Santo Espíritu para habitar en nosotros y hacernos libres. Esta es la razón por la cual este versículo dice: «Y por cuanto sois hijos» (Gálatas 4:6)

Segundo: Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo

La segunda parte de este versículo es más interesante todavía porque dice: «Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo«…. La expresión Dios envió, indica que es de arriba del Trono de Dios que viene esta bendición y eso se entiende muy bien en lenguaje. 

(Te puede interesar: El Padre es el Espíritu Santo)

Ahora, dice que lo que envió Dios fue el Espíritu de su Hijo… esto es exactamente lo que dijo también Juan el bautista acerca del Espíritu que recibiríamos… Lucas 3:16; respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Entonces tenemos que el que viene de arriba a morar en los corazones de los creyentes es Jesucristo en Espíritu Santo y fuego y esto lo confirma Gálatas 4:6.

Tercero: El mismo Espíritu del Hijo, es el mismo Espíritu del Padre

Si lo que los trinitarios quieren decir con Gálatas 4:6 es que hay un Dios arriba enviando a otro para nuestros corazones, entonces se complican mas todavía. Porque hay solo un Espíritu Santo y ese el el mismo Espíritu del Padre y es el mismo Espíritu que habitó corporalmente en Jesús, y es el mismo Espíritu que recibimos todos en nuestros corazones

Por lo tanto tratar de separar las manifestaciones de Dios como espíritus separados e individuales es crear automáticamente una pluralidad de personas en Dios y eso se llama POLITEÍSMO (Pluralidad de dioses). Dios es UNO (Dios es ÉL) creer en más de uno componiendo a Dios es creer en el DIOS ELLOS…. Esto es doctrina de error.

Hechos 2:17 dice: «Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne»… ¿Y no que el Padre iba a enviar el Espíritu de su Hijo (Gálatas 4:6) a nuestros corazones? Esto prueba que el mismo Espíritu del Hijo es el mismo Espíritu del Padre.No hay dos Espíritus, solo hay UNO.

2 Corintios 3:17 dice; «Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.» No hay duda de que solo hay un Espíritu y no tres Espíritus.

Juan 14:18-20 Jesús dice: «No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. 19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. 20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El versículo 20 lo dice todo. Dios es UNO y jamás tres.

(También puedes visitar la sección de Doctrina pentecostal)

Romanos 8:9 dice: «Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de élEl Espíritu de Dios (el Padre) y el Espíritu de Jesús (el Hijo) es el mismo Espíritu.

Efesios 4:6 dice: «Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.» Esto confirma que Dios es UNO (EL DIOS ÉL) y nunca se puede decir que Dios es el DIOS ELLOS.

Juan 14:6 -11 dice: Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. 8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿Cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. 11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. En estos versículos Jesús declara que él es el Padre. Entonces Gálatas 4:6no puede ser explicado como que hay uno (PADRE) que envía a otro diferente, a el (HIJO).

Colosenses 2:9 dice: «Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad» ¿Qué es lo que dice este versículo? nos dice que todos los oficios y manifestaciones de Dios, Sus atributos y la esencia de Su propio Ser, están todos en Jesús.

Este versículo (Colosenses 2:9), nos dice que el único lugar donde podemos encontrar al Padre es en Jesús. De la misma manera, el único lugar en que podemos encontrar al Hijo y al Espíritu Santo es en Jesucristo. Porque en Jesús habita corporalmente toda la plenitud de la DEIDAD.

(Te puede interesar: La Deidad de Cristo)

Cuarto: «… El cual clama: Abba, Padre! (Gálatas 4:6)

La última parte de Gálatas 4:6 dice: «…el cual clama: ¡Abba, Padre!» El término «Abba» es arameo y significa «Padre«. Era la palabra que Jesús en su manifestación como Hijo empleaba al referirse al Padre (humanidad dependiendo de la Divinidad)

La combinación del término arameo «Abba» con el termino griego para padre (pater) expresa la profundidad de la intimidad, la emoción, el anhelo, el afecto y la confianza por los cuales el Espíritu impulsa al creyente a que clame a Dios.

Esta es la explicación correcta para Gálatas 4;6. No hay lugar en la Palabra de Dios para la doctrina de error. La falsa doctrina de la trinidad es un invento del Credo de Atanasio, del Concilio de Nicea 325 dC. y del Concilio de Constantinopla 382 dC. que ha llevado a la confusión y perdición a multitudes de almas.