Saltar al contenido
Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas Escritas, Sermones

RECIBIR EL ESPÍRITU SANTO HABLANDO EN LENGUAS

Índice

Por: Augusto Pérez

RECIBIR EL ESPÍRITU SANTO

Recibir el Espíritu Santo Hablando en lenguas

¿Cómo recibir el Espíritu Santo y hablar en lenguas?

Estamos en los últimos días antes de la venida de nuestro Señor Jesucristo, y por lo tanto son tiempos tremendamente emocionantes, para los que decidan recibir a Dios, lo que Él quiere dar a cada uno de nosotros. No es un misterio el que Dios este derramando de su Espíritu de una manera muy especial en el mundo entero. 

(También te puede interesar: ¿Cómo Saber si He Recibido el Espíritu Santo?)

La revista Time dice que las iglesias pentecostales están ganando mas almas en México, América Central y América del Sur, que todas las iglesias protestantes combinadas. ¿Cuál es la razón para este acontecimiento? Dios está restaurando el mensaje Apostólico de pentecostés en los últimos días, inmediatamente antes de su venida, como dice Hechos 2:17 “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” 

Miles de almas están despertando de sus letargos espirituales, de tradiciones secas y muertas que han recibido en el nombre de cristiandad; están rompiendo con sus tradiciones, buscando y recibiendo esta experiencia Pentecostal

(También puedes leer: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Esta experiencia con Dios es la única capaz de satisfacer la profunda necesidad que hay en tu alma, de ser amado (a) por tu creador y salvador, sintiéndolo viviendo dentro de tí como RIOS DE AGUA VIVA.

¿QUIÉNES PUEDEN RECIBIR EL ESPIRITU SANTO?

El apóstol Pedro lleno del poder del Espíritu Santo, se puso en pie en el día de Pentecostés y les dijo a los que habían respondido a su predicación: “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hechos 2:38-39).

(También puedes visitar la sección de Espíritu Santo y hablar en lenguas)

Así comenzó la iglesia Apostólica primitiva. Ese es el mensaje que se predicaba en aquel entonces, y ese es el mensaje que todavía predican los que obedecen la palabra de Dios completamente, no solamente una porción de ella; “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones” (Hechos 2:42).

No hay en la palabra de Dios quien diga, que Él cambió su plan para la iglesia. El don de Espíritu Santo es el derecho de todo creyente. Su presencia continua dejándose sentir dentro de cada creyente en la iglesia moderna, como se dejó sentir poderosamente en la iglesia apostólica el día de Pentecostés.


(También te invito a leer: ¿Es Necesario Recibir el Espíritu Santo?)

En Samaria los creyentes también recibieron el Espíritu Santo (Hechos 8:14-20). En Cesarea los que no eran Judíos también recibieron el Espíritu Santo (Hechos 10:44-48). Como 20 años después del día de pentecostés en Jerusalén, Pablo, en Efeso, encontró a unos discípulos de Juan el Bautista que aun no habían recibido el Espíritu Santo, ni habían sido bautizados en el nombre de Jesucristo.

A estos les preguntó´: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?” (Hechos 19:2) al ellos contestar que no, el apóstol Pablo les expuso el plan de salvación, luego de que ellos fueran bautizados les impuso las manos inmediatamente y recibieron el Espíritu Santo con la evidencia de hablar en otras lenguas.

Sin duda alguna todos los que se entregaban a Jesucristo en la iglesia apostólica, eran bautizados en el nombre de Jesucristo y llenos del Espíritu santo con la evidencia de hablar en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen. ¡La promesa es también suya; por qué no aprovecha y la recibe en el nombre de Jesucristo!

Es evidente cuando leemos la Biblia que cada vez que alguien recibía el Espíritu Santo había una manifestación, una señal externa que no se podía negar, esconder o tapar. Nadie JAMAS recibió el bautismo de Espíritu Santo sin que se enterara la persona que estaba cerca.

En Jerusalén una multitud de judíos la vio y la oyó: “Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hechos 2:33).

En Samaria, el mago Simón la vio: “cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo…” (Hechos 8:18). En Cesarea, los que acompañaron a Pedro la oyeron también: “Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios” (Hechos 10:46)

¿Qué fue aquello que esta gente vio y oyó? Cuando cayó por primera vez en el aposento alto, hubo un viento recio, hubo fuego, y hubo otras lenguas. Pero las manifestaciones que ocurrieron después de este derramamiento inicial, no fueron acompañadas de fuego, ni de viento, solamente se oyó hablar en lenguas según el Espíritu les daba que hablasen (Hechos 11:15).

En la ciudad de Efeso, Pablo les pregunto que si habían recibido el Espíritu Santo desde que habían creído, al ellos decir que no, Pablo procedió a bautizarlos y luego les impuso las manos y recibieron el Espíritu Santo con la evidencia de hablar en otras lenguas. Pablo no les volvió a preguntar si habían recibido el bautismo Pentecostal porque él mismo los había oído hablando y alabando a Dios en lenguas angelicales. (Hechos 19:1-7).

La evidencia es esta: “cuando un creyente recibe el Espíritu Santo habla en lenguas como prueba de que recibió el Espíritu Santo”.

Esto es independiente del don de lenguas que puede recibir un creyente como un ministerio adicional que Dios le da (1 Cor. 12:30).

Pero, ¿Por qué lenguas? La lengua del hombre puede ser usada para bendecir o maldecir. Es el único miembro del cuerpo que puede corromper el cuerpo entero. Es indomable, lleno de veneno y maldad; Santiago 3:8 dice “pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser frenado, llena de veneno mortal”.

El hombre puede controlar un caballo con riendas y bozal, puede manejar un barco con un timón, puede guiar un cohete electrónicamente millones de millas por el espacio con una certeza increíble, sin embargo NO PUEDE DOMAR SU LENGUA. Jesús dijo: “Y estas señales seguirán a los que creen: en mi nombre echaran fuera demonios; hablaran en nuevas lenguas…” (Marcos 16:17).

Cuando el Espíritu Santo entra en el corazón de una persona, Dios reclama la posesión de la lengua de la persona, sabiendo que cuando le damos la lengua para que Él la domine y la consagre, Él nos posee completamente (Isaías 28:11).

El quiere poseer nuestros corazones, nuestras mentes, nuestros cuerpos, nuestros deseos y voluntades y nuestra lengua. Algunas personas quieren recibir el Espíritu Santo, el poder Pentecostal, pero NO QUIEREN HABLAR EN LENGUAS.

Dicen: “Oh Señor bautízame con tu Espíritu Santo, lléname con agua viva, pero por favor NO HABLES, DEJA MI LENGUA FUERA DE ELLO”. Pablo dice en la Biblia: “quisiera que todos hablaran en lenguas… Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos ustedes… No impidáis el hablar en lenguas” (1 Cor. 14:5, 18, 39)

¿COMO RECIBIR EL ESPIRITU SANTO?

El primer paso para recibir este don de Dios, es el arrepentimiento: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y RECIBIREIS EL DON DEL ESPIRITU SANTO” (Hechos 2:38). 

El arrepentimiento es el virar 180 grados la dirección hacia donde íbamos, y comenzar a caminar con Dios y dejar que El sea el amo de nuestras vidas. Arrepiéntase hasta que sienta que Dios le ha perdonado todos sus pecados, examinando su conciencia y dejando que el le muestre todos esos pecados escondidos. 

En el momento en que usted sinceramente se arrepiente, Dios le perdonara inmediatamente, y sentirá como si le hubieran quitado un gran peso del alma. Ahora usted puede hablar con Dios y pedirle que le llene con su Espíritu Santo, y lo puede recibir en ese momento, pero hay un segundo paso que es tan necesario como el primero.

El segundo paso es el bautismo en el nombre de Jesucristo. En el Nuevo Testamento el bautismo era un acto de fe, que probaba que la persona se había arrepentido completamente. Es un testimonio público delante de los hombres de que la persona ha decidido entregar su vida a Cristo, y vivir desde ese momento en adelante para El.

En el arrepentimiento usted muere al pecado, en el bautismo usted es enterrado, y cuando usted sale del agua es un acto simbólico de su resurrección a la vida nueva. Dios le puede llenar con su Espíritu Santo en el mismo tanque bautismal, antes o después del bautismo en agua.

Dios no siempre se mueve de la misma forma. Algunos reciben el Espíritu Santo antes de bautizarse en agua, otros después (Hechos 10:44-48), lo importante es que la persona sea obediente a su mandamiento (Hechos 5:32).

El tercer paso es la alabanza sincera que sale del corazón. No este nervioso (a), o tenso (a), o miedoso (a), así se hace más dificultoso recibir el don de Dios. Siéntase relajado, confortable, con confianza para recibir lo que Dios le quiere dar. Ya usted obedeció la palabra, ya hizo su parte ahora Dios va a hacer la suya, usted solo tiene que recibir.

El cuarto paso es la fe. Fe de que el Señor va a cumplir lo que el prometió. El no te va a dar algo que no es bueno, que te va a hacer daño, si los hombres siendo malos, saben dar buenos regalos a sus hijos, “¿Cuánto más nuestro Padre Celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:9-13).

Pida con confianza, con fe, con insistencia y usted va a recibir el agua viva de Dios. Piense en Jesucristo con sus brazos abiertos hacia usted, levante usted sus brazos a Él como si lo fuera a abrazar, y comience con fe a adorarlo, a alabarlo con ALELUYAS, ALABANZAS Y GLORIA.

A Dios le agrada esta clase de adoración (Juan 4:23-24) en el espíritu, después de todo, ¿No es eso lo que usted siempre ha deseado? ¿Amar a su Dios en Espíritu y en verdad, sin ningún tipo de barreras y de obstáculo?, ¿Poder estar usted con él, y él con usted, en un éxtasis inexplicable en el espíritu?, ¿Con gozo inefable y glorioso? (1pedro 1:8; Hechos 13:52).

Proceda a hacer contacto con Dios, donde usted va a sentir su divina presencia. Un calor inconfundible tocara su corazón, y posiblemente se sorprenderá al sentir lagrimas calientes recorriendo sus mejillas, mientras usted habla palabras de amor y gratitud por su perdón y gran amor hacia usted (Juan 3:16).

El quinto paso es dejar que el Espíritu Santo te sumerja, cundo usted sienta la presencia del Señor, no pare de alabarlo, sino siga en esa misma actitud de alabanza. Tiene que dejar la dimensión del pensamiento humano y cruzar a la dimensión de Espíritu Santo, “como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestro caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:9).

Su actitud tiene que ser como la de un niño (Mateo 18:3), y confiar en un 100%. Como un niño cree y obedece, así nosotros comenzamos nuestra transformación espiritual. Nos encontramos hundiéndonos más y más en el océano del amor de Dios.

Los labios comienzan a temblar, lagrimas comienzan a correr por nuestras mejillas, la voz puede que se intensifique a un grado más alto, con las manos extendidas como un niño extiende sus manos hacia los fuertes brazos de su padre. Explicando el bautismo del Espíritu Jesús dijo: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba; El que cree en mí, como dice la escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Juan 7:37-39).

El sexto paso es tomar el agua viva que el Señor Jesús te está dando a beber. Pero nadie puede beber con la boca cerrada. Dios dice: “Abre tu boca, y yo la llenaré” (Salmos 81:10). Dios no te puede llenar tu boca si está cerrada. Algunas personas no reciben a Dios porque cierran sus bocas, o no las abren lo suficiente. Abre tu boca con confianza, y deja que el Señor la llene con palabras angelicales, que El te va a poner en tu corazón.

Usted tiene sed de esa agua viva, recíbala. La sed es una de las necesidades más urgentes del hombre, y puede ser saciada con agua u otra bebida. Pero la sed del alma solo puede ser saciada con el agua que procede de lo alto (Isaias55:1). “Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación” (Isaías 43:3).

El tratar de saciar la sed del alma, con cosas de este mundo, lo va dejar a usted sin saciar su sed espiritual (Job 29:23). Usted puede estar rodeado de agua, pero morirá a menos que abra su boca y beba. “Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (Apoc. 22:17).

Abrid vuestra boca y bebed con sed del Espíritu Santo, de la fuente del agua de vida (Apoc. 21:6). En el Nuevo Testamento la palabra Espíritu también significa aliento. Respira profundamente ese aliento de Dios y hablaras libremente en el Espíritu Santo.

El séptimo paso es entregar su lengua al control del Señor. En el día de pentecostés “Todos… comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:4). Eso es, hablaron según “el Espíritu les dio palabras que pronunciar”, “Según el Espíritu les dio facultad para expresarse”, “según el Espíritu impulsó sus expresiones”.

Estas son algunas de las traducciones bíblicas (otras versiones). Igual que una maestra guía a sus discípulos a decir un poema, solo les indica lo que deben decir. De la misma forma el Espíritu Santo no fuerza a nadie a hablar en lenguas, ni hablar a través de nadie como si fuera un fonógrafo.

Lo que hace el Espíritu es guiarnos dándonos palabras o sugiriendo aquello que debemos decir. No es mendingar, persuadir, ni rogar. Tampoco es echar a un lado la dirección del Espíritu Santo tratando de hablar en nuestra lengua conocida (Español), ni aun diciendo: “Aleluya”; “Gloria a Dios “o “Jesús”.

Los discípulos en el día de pentecostés hablaron las palabras que el Espíritu les insinuó. “NO FUE EL ESPIRITU QUIEN HABLO POR ELLOS”, fueron ellos los que hablaron voluntariamente. Sintieron palabras extrañas y añadieron sus propias voces. No les intereso lo extraño que iban a sonar esas palabras, ni lo que la gente pensara, HABLARON EN FE. No todos hablan igual al recibir el Espíritu Santo, unos hablan en voz baja, otros gritan.

El famoso evangelista del siglo XIX Carlos Finney al recibir su experiencia dijo: “yo recibí el Espíritu Santo. Lloré fuerte con gozo y amor… literalmente brame los sentimientos indecibles de mi corazón” (Autobiografía).

Es muy posible que le Espíritu Santo al comenzar te de palabras muy cortas, de una silaba. Mientras estén ahí, dilas una y otra vez hasta que el te dé mas que decir, y habrá más que decir. Mientras usted continúe recibiendo, El le va a seguir dando (Salmos 65:9).

Igual que los niños no comienzan hablando grandes palabras al principio, sino empiezan hablando palabras como MAMA y PAPA y los padres se sienten tan contentos que el bebé pueda hablar esa palabra. Está comenzando a formar palabras con sus labios y lengua.

Esta es la forma que todos comenzamos a hablar naturalmente y sobrenaturalmente en nuestra lengua conocida, y en nuestra lengua angelical (1 Cor. 13:1). Alguien nos ayudó y animó, sílaba por sílaba, palabra por palabra, frase por frase.

Nuestro padre celestial está complacido, como lo está cualquier padre humano, cuando usted hable las palabras que El quiere oír. ¿No oyes su dulce insistencia como te dice: “habla hijo (a) mío (a), habla”?

EL LENGUAJE PENTECOSTAL

El Espíritu Santo te va a impulsar a alguna forma de expresarte, la cual puede ser una, varias o todas estas:

EL TARTAMUDEO es cuando usted comienza a temblar sus labios y su lengua. Si esto sucede hable claramente, en fe. Esto es señal de que hay otra lengua presente… la Biblia dice: “En lenguas de tartamudos, y en extraña lengua hablaré a este pueblo” (Isaías 28:11).

En este punto muchos impiden que el Espíritu Santo se manifieste, porque persisten en hablar su propia lengua (Español), cuando El nos está guiando dulcemente a hablar su lenguaje, a su modo de hablar.

USTED VA A SEGUIR TARTAMUDEANDO MIENTRAS PERSISTA EN HABLAR EN SU LENGUA NATIVA. Cuando usted comience a balbucear, INMEDIATAMENTE deje de tratar de hablar en su idioma conocido y comience a hablar en lenguas desconocidas.

No se puede hablar dos idiomas al mismo tiempo, ES IMPOSIBLE. Nadie lo va a intentar en lo natural. Cuando usted siente que Dios está presente para bautizarlo (a), no estorbe a Dios con repetición de palabras o de frases conocidas en su lengua conocida.

Algunas veces mientras el Espíritu está tratando de impulsar a la persona a hablar en otras lenguas, debido a la bendición que está recibiendo convierten el asunto de hablar en lenguas, comienzan a decir “Gloria, gloria, gloria”.

Casi siempre ganan la competencia con el Espíritu Santo y vuelven a su casa sin recibir nada, diciendo: “¿Por qué no recibí el bautismo?” no importa la bendición que Dios le esté dando, cuando el Espíritu Santo venga sobre usted para bautizarlo (a), no diga nada en su propia lengua, sino use sus propios órganos vocales para hablar las palabras que El le esta proveyendo, no las ahogue con temor e incredulidad.

EL IMPULSO INTERIOR, es cuando usted siente las palabras del Espíritu Santo dentro de usted. A veces las siente cuando esta orando, a veces cuando está leyendo la Biblia, cuando está meditando, si usted siente el impulso del Espíritu Santo a decir esas palabras, no lo rechace, obedézcalo y usted hablará en lenguas.

Esas personas a veces están esperando que el Espíritu lo haga todo, o creen que esos impulsos son de la carne. Pero la carne jamás conduciría a nadie al bautismo del Espíritu Santo (Gálatas 5:17). La carne se opone a las lenguas, le dirá que usted mismo es el que esta inventando esas palabras, o que está repitiendo lo que oyó a otra persona decir.

La carne quiere expresarse, y hace que usted continúe hablando en su lengua natural, mientras que el Espíritu esta impulsándolo (a) a hacer lo contrario. La palabra nos dice que solo el Espíritu Santo es el que inicia el hablar en lenguas. Esas palabras y sonidos extraños no vienen de su carne, o de su imaginación, se los está dando el Espíritu Santo.

Algunos se han visto en sueños hablando en lenguas, y al despertar simplemente siguieron la dirección del Espíritu y continuaron hablando en lenguas. El sueño no fue el bautismo, sino que recibieron el bautismo cuando EN FE hablaron voluntariamente en lenguas después de despertar.

IMPULSOS MIENTRAS HABLA, es cuando usted empieza a hablar en lenguas sin saber lo que dirá. Siente la presencia del Espíritu y sencillamente comienza a hablar en lenguas. Es un acto de fe (Hebreos 11:8). “Creí por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos” (2 Cor. 4:13). La palabra clave es CONFIAR EN DIOS. Sin saber exactamente lo que Dios le hará decir, usted comienza a hablar en lenguas, dejando que Dios le guie mientras está hablando.

Quizás haya algún otro medio por el cual el Espíritu te ayude, te guie, te dirija o te impulse a que decir, Dios te va a ayudar a hablar en su idioma. NO DUDE, PREPÁRATE PARA HABLAR EN OTRAS LENGUAS CUANDO RECIBAS EL ESPÍRITU SANTO.

Dios te está dando las palabras a expresar, EXPRÉSALAS CON CONFIANZA, PRONÚNCIALAS EN FE, CON AUDACIA, REVERENTEMENTE. ¿Estás listo (a) para dar el paso de fe? El Espíritu Santo ya ha sido dado. Ya Dios no tiene nada que dar, es usted el que tiene que recibir. Recíbalo confiadamente, sencillamente tranquilamente como Dios lo ha determinado.

No se inquiete ni lo resista, no se ponga nervioso (a), rígido (a). Dígale: “Señor soy tu hijo (a) que ahora estoy obedeciéndote. Estoy bebiendo de tu Espíritu; está cayendo sobre mi; estoy recibiendo; me está sugiriendo palabras e impulsándome para hablarlas. No diré nada en mi lengua nativa porque estoy esperando hablar en otras lenguas.

No dejare que mi habla natural se confunda con lo sobrenatural. Seguiré tu dirección y con valor te daré mi voz para decir palabras que estas dándome, no dudaré por un momento ni me sentiré dudoso (a), ni temeroso (a). Estoy listo (a) y abro mi boca para que tú la llenes con tus palabras de vida. Hablare esas palabras extrañas que están en mi corazón, en mis labios, y que inundan, mi alma AHORA MISMO.”

DESPUÉS DEL PENTECOSTES

Esto es lo que has esperado toda tu vida. Tu espíritu se ha unido al de Él. Que gozo tan inefable saber que tu cuerpo ahora es templo del Espíritu Santo. ¿Le has dado las gracias por lo que te ha dado? Alábalo y dale las gracias continuamente porque tienes el privilegio de tenerlo a Él viviendo dentro de tu alma.

Una vez que usted sea lleno(a) del Espíritu, no deje las cosas así, sino renueve su experiencia día a día dejando esa agua viva fluir en su ser. El que recibe el bautismo del Espíritu Santo debe desear ser lleno (a) una y otra vez. Cuando este rebosando el agua dentro de usted, va a comenzar a hablar en lenguas nuevamente. Y estos rebosamientos pueden ser aun más gloriosos que el bautismo original.

Cuando las personas no son dirigidas a estos nuevos derramamientos, gradualmente se convierten estériles espiritualmente, y pueden llegar a perder el Espíritu Santo que recibieron originalmente.

Su primer deber después de haber recibido el Espíritu Santo es decirle a otros de esta maravillosa experiencia. Cristo dijo: “Me serán testigos” (Hechos 1:8), usted fue bautizado para ser testigo, y no manifestara una vida llena del Espíritu a menos que esté activo como ganador de almas. Predique a Jesús donde quiera que usted este, allí va a haber alguien que le escuche.

El crecimiento suyo es muy importante para su felicidad espiritual, y para lograr ese crecimiento espiritual, necesita ora, leer la Biblia, ayunar, y asistir a la iglesia oír la predicación ungida del pastor y su enseñanza que nos ayuda a crecer y a caminar con el Señor.

Así usted conocerá como tener fruto del Espíritu en su vida, como vivir una vida en santidad, “sin la cual nadie vera al Señor” (Hebreos 12:14), y como recibir ministerios en la iglesia mediante su Espíritu. (1 Cor. 14)